PROGRAMA DE MANO
Del 28 de julio al 24 de septiembre
Claustro del Convento de Santo Domingo
Exposición

GERARD MATAS
UN PETIT HOMENATGE
(Un pequeño homenaje)


Entrada libre

GERARD MATAS NAURELL
Palma 1945 – Santa Margalida 2016

PINTOR Y ESCULTOR. Estudió en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Palma y en la Escuela Superior de Bellas Artes de Barcelona.

Considerado uno de los elementos más significativos de la denominada “Nueva Plástica Mallorquina” -el movimiento de renovación estética que se produjo a lo largo de los setenta y que sirvió para romper con una dilatada herencia postimpresionista-, su obra se caracteriza por el deseo de una constante experimentación formal y la indagación entorno a nuevos lenguajes, por lo que es difícil referirse a su producción genérica en términos de cohesión estilística. Bien al contrario, a lo largo de toda su carrera ha alternado la práctica de la pintura y la escultura, y se pueden encontrar, dentro de estos dos ámbitos, etapas figurativas y abstractas.

En el decenio de los setenta desarrolló diversas series de pinturas en las que el motivo central era una tela rayada, lo que permitió desarrollar un extenso conjunto de variantes sobre la composición, el color y los juegos de texturas. Pese a las evidentes referencias naturalistas, en ocasiones llegó a conseguir un alto grado de abstracción. También en los setenta atravesó una etapa informalista, caracterizada por la experimentación matérica y por una extremada austeridad cromática.

El hierro se convirtió, posteriormente, en uno de sus materiales predilectos. Utilizando la técnica de la soldadura, las planchas pintadas permitían entrever -entre el juego de vacíos propiciado por su configuración fragmentaria, de inspiración neocubista- la sólida configuración interna de cada pieza, cuyas formas estilizadas remetían en ocasiones a Giacometti y a los tótems de algunas tribus africanas.

Buena parte de la obra pictórica que desarrolló a lo largo de los noventa podía encuadrarse en el ámbito de la nueva figuración. En determinados momentos, la ejecución minuciosa y detallista de ciertas vistas urbanas y paisajes le acercó estilísticamente al realismo fotográfico, aunque las distorsionadas e imposibles posturas adoptadas por sus personajes en muchas de sus composiciones, asumían cierto espíritu surrealista con connotaciones irónicas y humorísticas.

Hay obra suya en el Museo de la Solidaridad, en Santiago de Chile, en la Fundación Bartomeu March, en el Museu dels Països Catalans, en Banyoles (Girona) y en el fondo de arte contemporáneo del Govern Balear, entre otros.

(Fuente: Gran Enciclopèdia de la Pintura i l'Escultura a les Illes Balears. Volumen 3, pág. 109-111)




Murió el pasado 15 de mayo de 2016. Con esta breve muestra el Ayuntamiento de Pollença quiere rendirle un pequeño homenaje.