Piotr BECZALA, tenor

Camillo RADICKE, piano

I Part

Ruggero Leoncavallo (1857-1919)

 Mattinata 

Stefano Donaudy (1879-1925)

Vaghissima sembianza

Freschi luoghi, prati aulenti

O del mio amato ben                                                              

(Col. 36 Arie de Stile Antico)

Ottorino Respighi (1879-1936)

Lagrime, P.9

Scherzo, P.68

Stornellatrice, P.69

Nevicata, P.65

Pioggia, P.90

Nebbie, P.64

II Part

Francesco Paolo Tosti (1846-1916)

L’ultima canzone

Chi sei tu che mi parli

Ideale

Giuseppe Verdi (1813 – 1901)

Di tu se fedele il flutto m’aspetta

(Un ballo in maschera – Act I, Scena II, Riccardo)

Quando le sere al placido

(Luisa Miller –Act II, Scena finale –  Rodolfo)

Giacomo Puccini (1858 – 1924)

Recondita armonia

(Tosca – Act I, Scena III, Mario Cavaradossi)

Piotr BECZALA, tenor

Piotr Beczala es uno de los tenores líricos más solicitados de nuestro tiempo y un invitado habitual en los principales teatros de ópera del mundo. El artista, nacido en Polonia, es aclamado no solo por la belleza de su voz, sino también por su ardiente compromiso con cada personaje que retrata. Además de su trabajo operístico ha interpretado muchas de las grandes obras vocales con las orquestas y directores más importantes del mundo.

Su temporada 20/21 comienza con un recital junto a la soprano Sondra Radvanovsky en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona. A continuación actuará en un concierto que tendrá lugar en la Konzerthaus Vienna. En formato de concierto visitará también el Musikverein Graz, el Konzerthaus Vienna, la Semperoper de Dresde, desde donde el canal de televisión alemán ZDF transmite anualmente el famoso concierto de Nochevieja, este año bajo la dirección de Christian Thielemann, y el Teatr Wielki de Varsovia. Como parte del ciclo de conciertos Great Voices, Piotr Beczala actuará en la Philharmonie am Gasteig de Múnich, en la Konzerthaus de Viena y viajará a Moscú para participar en una gala junto a la Orquesta Filarmónica de Moscú dirigida por Marc Piollet. Una gira de recitales con la pianista Sarah Tysman lo llevará a Oviedo, Las Palmas, La Palma y Barcelona. Finalizará la gira en Madrid con una gala en el Teatro Real. Piotr Beczala Cantará Das Lied von der Erde de Gustav Mahler con la Orquesta de Filadelfia bajo la batuta de Yannick Nézet-Séguin en Filadelfia (Verizon Hall) y en Nueva York (Carnegie Hall), así como la Misa de réquiem de Verdi en el Festival Grafenegg. En el terreno operístico, Piotr Beczala comienza la temporada en el Teatr Wielki de Varsovia en el papel de Werther en Werther de Massenet. Además, actuará en la Kammersänger de la Ópera de Viena, donde se le podrá escuchar en tres ocasiones como Werther en Werther y como Prince en Rusalka. Otros momentos destacados de la temporada incluyen Lohengrin en la Deutsche Oper Berlin, Lucia di Lammermoor (Edgardo) en la Ópera de Zúrich y Lohengrin en el Festival de Bayreuth.

Desde su debut como Duca en 2006, Piotr Beczala ha sido un invitado habitual de la Metropolitan Opera. Desde entonces ha dado vida a personajes como Lenski (Eugene Onegin), Prince (Rusalka), Edgardo (Lucia di Lammermoor), Rodolfo (La Bohème), Vaudémont (Iolanta), Riccardo, y también a los personajes principales de Roméo et Juliette y Faust. En 2011 realizó una gira por Japón con el Met y debutó en el papel de Grieux en Manon de Massenet en 2012. Piotr Beczala también colabora frecuentemente en las óperas estatales de Munich y Viena y en La Scala de Milán. En 2016 debutó como Lohengrin en la Semperoper Dresden junto a Anna Netrebko, bajo la dirección musical de Christian Thielemann.

Además de su carrera operística, Piotr Beczala desarrolla una actividad muy importante tanto en concierto como en recital. En 2011 y 2012 actuó en los conciertos de Nochevieja en la Semperoper Dresden bajo la batuta de Christian Thielemann, este último publicado en CD y DVD por Deutsche Grammophon. Otras colaboraciones en concierto le han llevado a Baden-Baden, Ámsterdam, Madrid, Budapest, Viena, Milán y Omán.

Piotr Beczala ha grabado dos álbumes en solitario para Deutsche Grammophon, My Heart’s Delight en 2013 y The French Collection en 2015. Además, en 2017 se publicó un DVD de su impresionante debut en el papel principal de Lohengrin junto a Anna Netrebko como Elsa. Su primer álbum en solitario en Pentatone, Vincerò!, fue publicado en mayo de 2020.

Camillo RADICKE, piano

Nacido en Dresde, el pianista Camillo Radicke cursó estudios musicales en su ciudad natal de la mano de Regina Metzner, Amadeus Webersinke y Arkadi Zenziper.

Ganó el primer premio en los concursos internacionales de piano de Palma (F. Chopin) 1990, Atenas (Maria Callas) 1992 y Vercelli (G. B. Viotti) 1992. Desde entonces ha ofrecido numerosos conciertos como solista y músico de cámara en casi todos los países de Europa, Oriente Medio, Cuba, Sudamérica, Japón, Corea y en los Emiratos Árabes Unidos.

Ha sido invitado por festivales internacionales como el Salzburger Festspiele, Klavierfestival Ruhr, Beethovenfest Bonn, Chopin Festival Duszniki, Edinburgh Festival, BBC Lunchtime Concerts London, Festival Great Irish Houses, Festival Costa Verde, Al Bustan Festival Beirut, Haydn Festspiele Eisenstadt, Rheingau Musik Festival, Dresdner Musikfestspiele, MDR-Musiksommer y la Schubertiade Schwarzenberg.

Ha colaborado como solista con orquestas de la talla de la Filarmónica de Dresden, Staatskapelle Dresden, Stuttgarter Philharmoniker, Münchner Kammerorchester y la Orquesta Simfónica Nacional de la RAI de Turin, y ha trabajado junto a directores como Marek Janowski, Gerd Albrecht, Michel Plasson, Juri Temirkanow, Tamas Vasary, Bernhard Klee, Ludwig Güttler, Jörg-Peter Weigle y Peter Schreier.

Ha sido presentado en algunas de las salas de conciertos más prestigiosas entre las que se encuentran La Scala de Milán, Metropolitan Opera New York, Teatro Colon de Buenos Aires, Concertgebouw Amsterdam, City Opera Hall Tokio, Alte Oper Frankfurt, Berliner Philharmonie, Musikverein y Konzerthaus en Viena, Tonhalle y Opera Zürich, Mozarteum Salzburg, Philharmonie Colonia, Herkulessaal München, Teatro de la Zarzuela de Madrid, Gran Teatre del Liceu de Barcelona, ​​Cité de la Musique y Opera Palais Garnier en París, Wigmore Hall Londres, Megaron Athens, Sala Prestes Sâo Paulo, Teatro Municipal Santiago de Chile, Dubai Community Theatre, Opera La Monnaie de Bruselas, Gran Teatro de Ginebra, Konzerthaus Berlín, Konzerthaus Dortmund, Gewandhaus Leipzig, Semperoper y Frauenkirche de Dresde y Elbphilharmonie de Hamburgo.

Como acompañante, ha colaborado con cantantes como Peter Schreier, Olaf Bär, Juliane Banse, Ruth Ziesak, Piotr Beczala, Marlis Petersen, Sondra Radvanovsky y René Pape.

En 2006 interpretó las veintiséis sonatas para piano y violín de W. A. Mozart junto con Wolfgang Hentrich (concertino de la Filarmónica de Dresde), de las cuales una selección se halla disponible en CD. Ese mismo año fue miembro del jurado de la ARD Music Competition de Munich.

Para el sello discográfico Harmonia Mundi, Camillo Radicke grabó los Liebeslieder Walzer de Brahms y los Spanische Liebeslieder de Schumann a cuatro voces y piano a cuatro manos junto a Marlis Petersen, Stella Doufexis / Anke Vondung, Werner Güra, Konrad Jarnot y Christoph Berner. Desde 2007 esta formación ha interpretado este repertorio en salas de conciertos de toda Europa.

NOTAS AL PROGRAMA

Antoni Pizà,

Profesor de Musicología a The City University of NY

Italia, Italia, Italia

Que Italia ha hecho una aportación única y definitiva al mundo del arte vocal, sean óperas o canciones, es un hecho innegable. Fue en Florencia donde algunos aristócratas cultivados, la Camerata de’ Bardi, “inventaron” la ópera a finales del s. XVI. Y algunas tradiciones regionales, como la de la canción napolitana, son tan originales que siguen vivas y más populares que nunca. Y, claro, también fue un cantante italiano, Enrico Caruso, uno de los primeros stars de la industria discográfica de principios del s. XX, popularizando canciones comerciales y arias de ópera tanto en italiano como en inglés. Si Caruso viviera hoy en día tendría Instagram, sería un influencer y tendría a su nombre marcas de zapatos.

Precisamente la primera canción del programa de hoy, “Mattinata” de Ruggero Leoncavallo (1857-1919), fue escrita para esa voz de plata que fue Caruso. Leoncavallo tuvo una vida peripatética. Italiano de raíz, vivió en Egipto y posteriormente en el Montmartre bohemio de finales del s. XIX. Ya establecido en Milán quedó cautivado por un estilo de ópera nuevo entonces, el verismo, cuyos argumentos solían reflejar los aspectos más truculentos de la vida moderna: crímenes pasionales, violencia, barrios bajos, personajes marginales, etc. Así compuso Pagliacci (1892) que incluye el aria “Vesti la giubba”. Cuando Caruso la grabó, vendió más de un millón de copias en una época en la que prácticamente nadie tenía un simple gramófono. Animado por este éxito, Leoncavallo compuso especialmente para Caruso “Mattinata” (1904). Han pasado prácticamente 120 años y la canción sigue cantándose por todo el mundo. Pas mal, realmente.

La mayoría de compositores italianos cultivaron a la vez la canción de salón y la ópera, y Stefano Donaudy (1879-1925) no es, en este sentido, una excepción. Ahora bien, hoy en día sus óperas han pasado al olvido y en cambio sus canciones siguen siendo cantadas por casi todas las voces actuales. Prácticamente todas sus canciones fueron recopiladas y publicadas en una colección no muy extensa titulada 36 Arie de Stile Antico. ¡A una de ellas, al parecer, “Vaghissima sembianza”, la compuso cuando tenía 13 años! Otras canciones, escritas posteriormente y también compiladas en esta misma colección, como “Freschi luoghi, prati aulenti” y “O del mio amato ben”, siguen siendo obras básicas del repertorio de los cantantes y no han dejado de ser apreciadas por el público.

Ottorino Respighi (1879-1936) hoy en día es conocido por tres espectaculares obras orquestales: Las fuentes de Roma (1916), Los pinos de Roma (1924) y los Festivales de Roma (1928). Son obras que reflejan sus estudios con Nikolai Rimsky-Korsakov, compositor y profesor conocido especialmente por sus orquestaciones colorísticas y que crean efectos sonoros casi como de fuegos artificiales. Ahora bien, Respighi cultivó también la canción con mucho éxito y la selección de hoy (“Lagrime”, “Scherzo”, “Stornellatrice”, “Nevicata”, “Pioggia”, “Nebbie”) es un excelente ejemplo de ello. Su nombramiento en 1932 como “académico” por el gobierno fascista italiano supuso que en décadas posteriores su música, a pesar de ser de una calidad incuestionable, fuera puesta, como si dijéramos, en cuarentena. Sea como sea, hoy en día tanto las obras orquestales de bombo y platillos como las sensuales canciones son apreciadas justamente y sin objeciones ni ninguna consideración política.

Aunque era italiano de pies a cabeza, Francesco Paolo Tosti (1846-1916) logró un inusitado éxito en el Reino Unido, especialmente entre la familia real, la aristocracia y la alta burguesía. La necesidad de estas clases acomodadas de ofrecer veladas musicales les llevó a promover lo que podríamos llamar música de salón: obras para un grupo de instrumentos reducidos y muy a menudo sencillamente para voz y piano. Tosti, músico de un gusto exquisito, supo responder con docenas de canciones muy melódicas, sentimentales, emocionalmente intensas que en cuestión de tres o cuatro minutos saben expresar una emoción humana básica, esencial. Ahí está, como ejemplo de este estilo, “La ultima canzone”, “Chi sei tu che mi parli” y la popularísima “Ideale”. Carusso, por cierto, también popularizó “A Vucchella”, posiblemente la obra más famosa de Tosti.

Además del género de la canción “suelta” o independiente, Italia es el país de la ópera, sin que ello, claro, vaya en detrimento de otras tradiciones nacionales. Como se sabe, un aria es una canción que forma parte de una ópera. Por ejemplo, el personaje Riccardo (tenor) canta el aria “Di tu se fedele il flutto m’aspetta” en una de las últimas óperas de Giuseppe Verdi (1913-01), Un ballo in maschera. Esta ópera narra las intrigas para asesinar al gobernador de Boston (Riccardo), el amor fatídico entre él y Amelia, y el crimen pasional de su marido (Renato). En “Quando le sere al placido”, el aria de Rodolfo en la ópera Luisa Miller, encontramos otra vez historias de amantes que no conseguirán nunca ver plenamente realizado su amor. Finalmente, “Recondita armonía” es un aria de Cavaradosi en Tosca de Giacomo Puccini (1858-1924). Scarpia espera poder obtener los favores sexuales de Tosca, una cantante famosa, y la quiere convencer torturando (!) a su amante. Más allá del #MeToo, el caso de Scarpia hoy en día merecería prisión. Sólo que en este caso él es policía -el jefe de policía!

Organiza y patrocina

Con el apoyo de

Colaboran

Medio de comunicación oficial

Medio de comunicación colaborador

Oficina del Festival de Pollença

Convent de Sant Domingo

C/. de Pere J. Cànaves Salas, s/n

[email protected]

T.(+34) 971 899 323 / 674 935 302

Horario oficina

De martes a sábado de 10.00 a 13.30h

Jueves de 16.30 a 19.00

Para reservar y comprar entradas el mismo día del concierto, de 20.30 a 22.00h