preloader logo
sábado 4 de agosto // 22.00 h

Orquesta Barroca de Sevilla

Carlos Menacontratenor
Andoni Merceroconcertino-Director
Comprar entradas

Programa

TUTTO VIVALDI
Antonio Vivaldi (1678-1741)

I part

  • Concert per a cordes en sol menor RV 155
    Adagio – Allegro – Largo – Allegro
  • “Nisi Dominus” RV 608
    Nisi Dominus – Vanum est vobis – Surgite – Cum dederit – Sicut sagittae – Beatus vir – Gloria – Sicut erat in principio – Amen

II part

  • "Sovvente il sole". Ària de Perseu d’”Andromeda liberata” RV Anh. 117
  • "Mentre dormi". Ària de Licida, de “L'Olimpiade” RV 725
  • Concert per a dos violins, violoncel, cordes i clavicèmbal en re menor RV 565
    Allegro – Adagio e spiccato – Allegro – Largo e spiccato – Allegro
  • "Qual serpe tortuosa". Ària d’Osmino, de “La fida Ninfa” RV 714
  • "Barbaro traditor". Ària de Tamerlano, de “Bajazet” RV 703

Orquesta

  • Violins primers: Andoni Mercero (concertino-director), Leo Rossi, José Manuel Villarreal, Valentín Sánchez
  • Violins segons: Pedro Gandía Martín (concertino 2n), José Manuel Navarro, Antonio Almela
  • Violes: Kepa Artetxe, Pepo Ferrer
  • Violoncels: Mercedes Ruiz (concertino), Miguel Ángel Aguiló
  • Contrabajo: Ventura Rico
  • Clavecí/orgue: Carlos García-Bernalt, Patricia González


Notas al programa

El programa de concierto Tutto Vivaldi de la Orquesta Barroca de Sevilla junto al contratenor Carlos Mena, dirigidos por el violinista concertino Andoni Mercero, nos ofrece música vocal sacra, conciertos de cuerda y arias de ópera. Una excelente muestra del recorrido vital, así como de la idea que de sí mismo tenía el compositor, quien en una carta fechada en 1737 se describía a sí mismo como un "libre emprendedor".

Giovanni Battista Vivaldi, violinista de la orquesta de San Marcos, tuvo seis hijos de los que sólo el mayor de ellos, Antonio Lucio nacido en 1678, se dedicó como él a la música. Con el probable objetivo de otorgar a su hijo mayores posibilidades sociales, orientó su educación hacia el sacerdocio, mientras él mismo le enseñaba a tocar el violín. Así, con quince años a Antonio le practicaron la tonsura y con veinticinco se ordenaba sacerdote en el seminario de San Giovanni in Oleo y San Geminiano.

Ese mismo año de 1703, Antonio Vivaldi aparece ya contratado como Maestro di violino di Choro en el Ospedalli della Pietà, una institución de caridad para niñas huérfanas, abandonadas, ilegítimas o indigentes, donde dividían a las muchachas en figlie di commun o figlie di choro, para recibir respectivamente educación ordinaria o educación específicamente musical. Comenzaba así a desarrollar su actividad musical profesional al servicio de la iglesia.

Sin embargo, desde el principio las inquietudes de Vivaldi fueron más allá de su actividad oficial, ejerciendo como Maestro di concerti, tocando, dirigiendo y componiendo música para consumo público y privado. Su primera publicación Op.1 de 1705, consistió en una colección de sonatas en trío, género muy querido en Italia que de alguna forma servía a los nuevos compositores como carta de presentación. Con los años escribió cientos de conciertos, cuyo precedente fueron los de Torelli o Albinoni, legado que él asumió añadiendo además de su propio estilo, el ritornello, un recurso muy efectivo de amplia resonancia en Europa.

Cuando ocho años más tarde, en mayo de 1713, Vivaldi estrenó en Vicenza su primera ópera, Ottone in Villa, ya era un reconocido compositor de sonatas y conciertos. Así, mientras se daba a conocer en Italia como operista, en Europa ya se disfrutaba desde hacía años de sus novedosos conciertos que muchos tomaron como modelo a seguir, como es el caso de los alemanes J. J. Quantz y J. G. Pisendel. A partir de entonces, incorporó el teatro a su ya rica vida musical, con el que permaneció íntimamente ligado como compositor y como empresario, no sólo de sus propias óperas sino también de obras escénicas compuestas en parte o en su totalidad por otros músicos. Vivaldi se esforzó mucho en la producción de sus óperas, de hecho, casi todas se representaban bajo su supervisión directa para asegurar que la interpretación fuera fiel a la escritura y garantizar así su éxito. El interés generalizado por ellas, se demuestra por las muchas arias, como las que escucharemos hoy, que aparecieron, ya sea en su forma original o arregladas para voz y continuo, en varias colecciones en toda Europa.

Comienza el programa con el concierto en sol menor RV 155 para cuerda y cembalo, obra que no forma parte de ninguna colección. Se trata de un concierto di ripieno, es decir sin solistas y articulado en los tres movimientos habituales: Allegro-Largo-Allegro, precedidos en este caso por un breve Adagio de veintidós compases. Aún más breve que éste, el Largo (piano y legato) se extiende tan sólo dieciséis compases con repeticiones que contrastan tanto por su tonalidad en re menor, como por la instrumentación sin orquesta, exclusiva para violín y violonchelo solos más el cembalo. La obra se despide en su último Allegro con un recuerdo expresivo del principio del Adagio, un mi bemol que escuchábamos como retardo de la dominante y que ahora Vivaldi trata directamente como apoyatura en el comienzo del segundo compás. Ya en la segunda parte del programa e intercalando las cuatro arias de ópera, escucharemos el concierto en re menor RV 565, para dos violines, violonchelo, cuerdas y cembalo. Este concierto es el número once de los doce que comprenden la colección Op.3, conocida como L’estro armonico, o inspiración armónica. Organizado en cinco movimientos, Allegro- Adagio e spiccato-Allegro-Largo e spiccato-Allegro, su orquestación para dos violines y violonchelo solistas nos recuerda al grupo del concerto grosso de Corelli. Este concierto transcrito para órgano por J. S. Bach y catalogado como BWV 596, comienza sin la participación de los solistas, seguido por un brevísimo Adagio en tutti de tan sólo tres compases que mantienen flotante la tonalidad, dando paso a un Allegro fugado que en cierta medida nos devuelve a la severidad de la sonata de iglesia. El Largo con ambiente de pastoral, da paso a los setenta y tres compases del Allegro final.

Terminando la primera parte escucharemos la única obra del programa representativa de la música vocal sacra de Vivaldi, Nisi Dominus. Compuesta desde la letra del Salmo 126, comienza con las palabras “Nisi Dominus ædificaverit domum, in vanum laboraverunt qui ædificant eam” (Si el Señor no construye la casa, en vano trabajan los que la edifican). A través de nueve números organizados a partir del texto completo, Vivaldi reinventa uno de los ciento cincuenta salmos que, originales de la tradición judía, fueron después asumidos por el cristianismo, conformando con ellos desde el siglo IV la Liturgia de las Horas u Oficio Divino.

En la segunda parte y envolviendo el citado concierto RV 565, escucharemos cuatro arias de diferentes óperas. La constitución de la Accademia letteraria d’Arcadia en 1690, institución fundada por importantes hombres de letras de la época, supuso para la ópera una importante reflexión en torno al tema de la relación música/texto y la unidad formal y de estilo. Aunque la tradición clásica imponía las obras en cinco actos, se redujeron a tres a partir de la reforma de Apostolo Zeno. Cada acto se dividía en escenas, normalmente entre diez y veinte, organizadas en torno a una sucesión regular de arias separadas entre sí por recitativos. El acto terminaba con un aria con el cantante sólo en el escenario antes de salir hacia los bastidores, por eso este aria se denominaba aria di sortita (aria de salida). La forma definitiva del aria, aportación de Alessandro Scarlatti y adoptada por los compositores de la época, es la tripartita ABA´, denominada aria col da capo. En ella, las dos primeras secciones son independientes temáticamente y la tercera A´, es una variante de la primera, una respuesta con adornos normalmente improvisados que dependían del capricho y de las dotes vocales del cantante. Con los años el aria col da capo pasó a estructurarse en cinco partes haciéndose más extensa, con la consiguiente reducción del número de arias en cada escena, de forma que si alrededor de los años 1680-1720 una ópera en tres actos tenía como media sesenta arias, éstas se redujeron a entre veinte y treinta.

Desde el punto de vista dramatúrgico, la influencia en la ópera de la Accademia letteraria d’Arcadia anteriormente citada, se refleja en la preferencia por los argumentos extraídos de la antigua historia griega y romana tratados con amplia libertad, donde los héroes antiguos expuestos a grandes dificultades son presentados siempre triunfantes como ejemplos de moral y virtud.

Ignacio Botella AusinaHistoriador y musicólogo

Biografías

Orquesta Barroca de Sevilla

Orquesta Barroca de Sevilla

La Orquesta Barroca de Sevilla se sitúa incuestionablemente en el primer nivel de las agrupaciones españolas que se dedican a la interpretación de la música antigua con criterios historicistas. Fue creada en 1995 por Barry Sargent y Ventura Rico, y desde 2001 su director artístico es Pedro Gandía Martín.

Entre las figuras internacionales que se han puesto al frente de la Orquesta, algunas de talla mítica, podemos destacar a Gustav Leonhardt, Christophe Coin, Sigiswald Kuijken, Jordi Savall, Christophe Rousset, Rinaldo Alessandrini, Monica Huggett, Harry Christophers, Andreas Spering, Diego Fasolis, Juanjo Mena, Eduardo López Banzo, Pablo Valetti, Enrico Onofri… Además de la intensa actividad que desarrolla en Sevilla y el resto de Andalucía, se presenta en los más importantes escenarios españoles y europeos (Alemania, Francia, Italia, Suiza…).

Tras haber grabado para los sellos discográficos Harmonia Mundi, Lindoro y Almaviva, la Orquesta Barroca de Sevilla ha creado el suyo propio: OBS-Prometeo. Ha recibido distinciones como el Editor’s Choice de la revista Gramophone, Excepcional de Scherzo, Ritmo Parade, Recomendable de CD Compact y Audioclásica, 5 estrellas Goldberg, Melómano de Oro… Las últimas referencias de este sello son: La música en la catedral de Sevilla, bajo la dirección de Enrico Onofri, y Adonde infiel dragón, con Vanni Moretto y María Hinojosa. Recientemente ha realizado la primera grabación íntegra en DVD de los conciertos para violoncelo y orquesta de C. P. E. Bach, con Christophe Coin.

En el año 2011 le fue concedido el Premio Nacional de Música, otorgado por el Ministerio de Cultura de España. Asimismo, ha obtenido el Premio Manuel de Falla 2010, Premio FestClásica 2011 y una Distinción Honorífica del Ayuntamiento de Sevilla. La OBS cuenta con la colaboración del Ministerio de Cultura, la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Sevilla y la Universidad de Sevilla. La Orquesta Barroca de Sevilla, proyecto conjunto de Ventura Rico, cofundador de la misma, y Pedro Gandía Martín, actual director artístico, se sitúa incuestionablemente en el primer nivel de las agrupaciones españolas que se dedican a la interpretación de la música antigua con criterios historicistas.

Su actividad artística se desarrolla en los más importantes escenarios españoles y europeos, con una importante presencia en Sevilla y Andalucía. Desde su fundación en 1995 ha contado con la colaboración de figuras internacionales como Gustav Leonhardt, Christophe Coin, Sigiswald Kuijken, Jordi Savall, Monica Huggett, Diego Fasolis y Enrico Onofri, entre otros.

‘Los instrumentistas, en absoluto estado de gracia, demostraron el porqué de su reconocimiento unánime: tiempos vertiginosos acometidos con pasmosa transparencia en connivencia con delicadas texturas, conjunción emocionante de una instrumentación riquísima…, deliciosas ornamentaciones, expresividad en carne viva en los pasajes lentos… Sencillamente, un Bach extraordinario por su brillantez y hondura… Buque insignia de su país, el público se puso en pie para aclamar con sus ovaciones a la OBS.’
Thüringische Landeszeitung

‘Pocos elogios se pueden verter sobre la Orquesta Barroca de Sevilla que no se hayan vertido ya… Estamos ante una de las mejores orquestas historicistas del mundo.’
El Arte de la Fuga

‘… Hay un trabajo tímbrico en esta orquesta que va mucho más allá del mero empaste: se trata de una planificación minuciosa sobre cómo magnificar los afectos, un manual del buen sonar…’
Beckmesser

‘A las sinfonías de Mendelssohn aportó la OBS toda su conocida flexibilidad en el despliegue de gamas dinámicas muy matizadas y atacadas desde una conjunción milimétrica.’
Diario de Sevilla

Carlos Mena<span>contratenor</span>

Carlos Menacontratenor

Nació en Vitoria-Gasteiz (1971). Se forma en la prestigiosa Schola Cantorum Basiliensis (SCB) de Basilea (Suiza) bajo la dirección de sus maestros R. Levitt y R. Jacobs, donde realiza estudios medievales y estudia en los talleres de ópera.

Como solista ha cantado bajo la batuta de maestros como Michel Corboz, Paul Goodwin, Mark Minkowsky, Rafael Frübeck de Burgos, Ottavio Dantone, Juanjo Mena, Gustav Leonhardt, Christoph Coin o Andrea Marcon, lo que le ha llevado a cantar en festivales y salas de todo el mundo como el Auditorio Nacional de Madrid, Palau de la Música de Barcelona, Musikverein y Konzerthaus de Viena, Palais de Beaux Arts de Bruselas, Grosses Festspielehaus de Salzburgo, Philarmonie de Berlin, Suntory Hall y City Opera Hall de Tokyo, Osaka Shympony Hall, Fisher Hall de Detroit, Zipper Hall y Schönberg Hall de Los Angeles, Alice Tully Hall del MET de Nueva York, Kennedy Center y Library of Congress de Washington, Sidney Opera House, Concert Hall de Melbourne, Bellas Artes de Ciudad de México, Teatro Colón de Buenos Aires...

De sus más de treinta recitales grabados para Mirare, Sony Music, Harmonia Mundi, Glossa, Gramophon, destacan los grabados para Mirare: De Aeternitate, Stabat Mater de Vivaldi, Stabat Mater de Pergolesi, Stabat Mater de Sances, Magnificat de Bach, serie de Cantatas de Bach con Ricercar Consort; y para Harmonia Mundi: Et Iesum, Paisajes del recuerdo, Under the Shadow, con los que ha ganado numerosos premios como el Diapason d’Or de l’Année 2002, CD Compact al mejor disco del Renacimiento del 2004, Clásica, 10 Repertoire, Choc de Le Monde de la Musique, Excepcional de Scherzo y ffff de Télérama.

En el ámbito de la ópera debuta en el Théâtre Royal de la Monnaie (Bruselas) con La Rappresentazione (Angelo Custode) de E. Cavalieri; recibe el elogio de la crítica y público con Radamisto (Radamisto) de G. F. Haendel en la Felsenreitshule de Salzburgo, producción del Salzburger Festspiele bajo la dirección de Haselboeck/Grazer, representada también en la Dortmund Konzerthaus, en la Musikverein de Viena y en la Concertgebouw de Ámsterdam. Canta L’Orfeo (Speranza) en la Innsbruck Festwoche y en la Staatsoper de Berlin bajo la dirección de Jacobs/Kosky, Il Trionfo (Disinganno) de Händel en el Salzburger Pfingstenfestival y Europera 5 de J. Cage en el Festival de Flandes. En el Barbican Center de Londres protagonizó Ascanio in Alba de Mozart con Europa Galante dirigida por F. Biondi, interpretó a Oberon en A Midsummer Night’s Dream de B. Britten (Marin/Pizzi), El/La Seminarista en El viaje a Simorgh de Sánchez-Verdú (López-Cobos/Amat) en el Teatro Real de Madrid, Apollo en Death in Venice de Britten (Weigle-Decker) en el Gran Teatre del Liceu.

Carlos Mena muestra también inquietud por el mundo del lied y el repertorio del siglo XX (Schubert, Schumann, Bernstein, Listz, Tipett, Bernaola, Vaughn-Williams, Benjamin, Isasi, Britten…) estrenando obras compuestas para él de compositores como José María Sánchez-Verdú, Gabriel Erkoreka, etc. Actualmente trabaja estrechamente con el compositor Alberto Iglesias en un ciclo de canciones compuestas para él Les Chansons Légères.

Fue artista residente del prestigioso Festival BOZAR de Bruselas en el 2011 y en la temporada 2016-2017 del Centro Nacional de Difusión Musical.

En el terreno pedagógico es profesor de cursos y clases magistrales en la Academia de Música Antigua de la Universidad de Salamanca y ha sido profesor invitado en el Conservatorio de San Lorenzo de El Escorial, Conservatorio Superior de Las Palmas de Gran Canaria, Teatro Real de Madrid, Cursos Manuel de Falla de Granada, Conservatorio de Copenhague y Cursos de la Academia de Música Antigua de Gijón.

Carlos Mena estudió dirección coral con profesores como Laszlo Heltay, Juanjo Mena, Eric Eriksson y dirige actualmente la Capilla Santa María de la Fundación Catedral de Santa María de Vitoria-Gasteiz con la que diseñó la ópera De lo divino y de lo humano con dirección escénica de Joan Anton Rechi en torno a la figura de Juan de Hidalgo, dirigiéndolo en el Teatro de La Zarzuela de Madrid. Ha dirigido la Orquesta y Coro Sinfónico de Portugal con la obra Der Messias de Mozart en el Teatro San Carlo de Lisboa y la Orquesta Ciudad de Granada en el Auditorio Manuel de Falla de Granada y la Orquesta del Principado de Asturias en el Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo con Apollo e Dafne y el Mesías de Haendel.

Andoni Mercero<span>concertino-Director</span>

Andoni Merceroconcertino-Director

Nace en San Sebastián, donde comienza sus estudios de violín y viola. Continúa sus estudios en la Escuela Superior de Música Reina Sofía de Madrid, la Universidad de Toronto, la Hans Eisler Hochschule für Musik de Berlín y el Conservatorio de Ámsterdam.

Ha obtenido varios premios en concursos, entre ellos el Premio Nacional Pablo Sarasate, el Concurso Nacional de Violín Isidro Gyenes, el Concurso Internacional Julio Cardona en Portugal, el Concurso Vittorio Gui en Florencia o el Premio Bonporti de violín barroco en Rovereto (Italia).

Andoni Mercero ha dirigido, desde el puesto de concertino, la Orquesta Ciudad de Granada, la Orquesta Sinfónica de Burgos, la Orquesta Barroca de Salamanca y la Orquesta Barroca de Sevilla. Es concertino habitual de la Orquesta Barroca de Sevilla, Al Ayre Español y la Orquesta Sinfónica de Euskadi, y ha sido concertino invitado de la Ópera de Oviedo, la Accademia Bizantina, I Barocchisti, la orquesta Filarmónica de Gran Canaria, la Orquesta Sinfónica del Vallés, la Capilla Real de Madrid, La Cetra Barockorchester Basel y la Kammerorchester Zürich. Asimismo colabora regularmente con grupos como Café Zimmermann, Le Concert des Nations, Le Parlement de Musique, Il Complesso Barocco y The Rare Fruits Council. Andoni Mercero ha sido siempre muy activo en el campo de la música de cámara, tanto con el violín como con la viola, y ha sido miembro de varios grupos como el Cuarteto Casals o Mensa Harmonica. Actualmente es director del grupo Musica Boscareccia, con el cual ha grabado recientemente un CD dedicado a la obra de Francesco Corselli.

Andoni Mercero ha actuado como solista con la Orquesta Ciudad de Granada, la Orquesta Sinfónica de Burgos, la Orquesta Barroca de Sevilla, la Camerata Strumentale di Prato (Italia) y la Orquesta de Cámara de Mantua.

Colabora también como profesor con la JONDE y la Academia de Música Antigua de la Universidad de Salamanca. Actualmente Andoni Mercero es profesor de cuarteto de cuerda en Musikene.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies. Aceptar