preloader logo
miércoles 14 de agosto / 22.00 h

Josep Colom

Piano
HOMENAJE A MIQUEL CAPLLONCH
Comprar entradas

Programa

I

Idilio M. Capllonch (1861 – 1935)

Barcarola M. Capllonch

Träumerei (Somieig) M. Capllonch

Tema i variacions M. Capllonch

II

Preludi en do major (Vol. I El clavecí ben temperat) J. S. Bach (1685-1750)

Estudi en do major op. 10 n. 1 F. Chopin (1810 – 1849)

Preludi en sol major (Vol. I) J. S. Bach

Estudi en sol bemoll major, op.10 n. 5 F. Chopin

Preludi en mi menor (Vol. I) J. S. Bach

Estudi en mi bemoll menor op. 10 n. 6 F. Chopin

Preludi en re major (Vol. I) J. S. Bach

Estudi en fa major op. 10 n. 8 F. Chopin

Preludi en si bemoll major (Vol. I) J. S. Bach

Estudi en mi bemoll major op. 10 n. 11 F. Chopin

Preludi en mi bemoll menor (Vol. I) J. S. Bach

Nocturn en do menor op. 48 n. 1 F. Chopin

Preludi en do menor (Vol. I) J. S. Bach

Estudi en do menor op. 25 n. 12 F. Chopin

prog_ind_0

Ignacio Botella Ausina

Escritor y musicólogo

La primera parte del concierto que nos ofrece el reconocido músico catalán Josep Colom (Barcelona, 1947) está dedicado a la obra para piano del compositor mallorquín M. Capllonch (Pollença, 1861-1935), cuya vida transcurre durante el período de mayor explosión creativa en la historia de la música europea. Un momento en el que los fundamentos estéticos elaborados a partir de la revolución de 1848 se expresaron en las creaciones musicales de la enorme cantidad de compositores europeos de primera línea nacidos entre 1850 y 1875. Época que comienza envuelta en la idea de la autonomía del arte, expresada décadas atrás por Teóphile Gautier, y que expresada en la teoría del “arte por el arte” mantenía su vigencia orientando la composición musical hacia la defensa de la libertad y del poder creativo. Con la vista puesta en el nuevo siglo que se avecinaba, y a pesar de las dos décadas de sentimiento de crisis y decadencia tras la guerra franco-prusiana de 1870, se construyó la idea de lo moderno, lo característico del tiempo actual, lo que es de la época y refleja las últimas tendencias.

No obstante lo anterior, como apreciaremos en la obra pianística de Miguel Capllonch interpretada por Josep Colom, el significado de la creación musical de la época modernista, cuyo abrupto final fue consecuencia de la Primera Guerra Mundial, no se comprendería por entero si se ignorase su relación con el romanticismo en muchos de sus géneros y temas favoritos.

Dentro de nuestras fronteras, las guerras napoleónicas, las guerras carlistas y la desamortización de Mendizábal arruinaron al país y a la Iglesia. Los traumáticos hechos del siglo XIX, desde las guerras napoleónicas hasta el desastre del 98, supusieron un cambio radical de las infraestructuras que habían posibilitado la producción y el consumo de la música en España.

La vida de Miquel Capllonch coincide con el final del reinado de Isabel II, la revolución llamada “la Gloriosa”, la muy breve primera república, la restauración borbónica con Alfonso XII y XIII, la dictadura de Primo de Rivera y la proclamación de la Segunda República. Un largo período de inestabilidad política pero, como avanzábamos antes, muy prolífico en el ámbito musical también dentro de nuestras fronteras con, por citar a algunos, Ruperto Chapí, Tomás Bretón, Emilio Serrano, Felipe Pedrell, Marcial del Adalid o el también mallorquín Miquel Marqués, quien estrenó en la Sociedad de Conciertos hasta cinco sinfonías y varias polonesas de concierto.

En su primera etapa de estudiante, Miquel Capllonch se formó con su primo Joan Rotger, organista de la parroquia de Pollença, y en Palma con el compositor y pianista Guillem Massot. Tras estos primeros años de estudio, ingresó en el Conservatorio de Madrid donde estudió con el pianista José Tragó, a cuyas clases asistieron también Joaquín Turina y Manuel de Falla; con Teobaldo Power, quien además de pianista fue organista de la Capilla Real, y con el compositor alicantino Ruperto Chapí. Tras esta etapa de formación en España se traslada a Berlín para ampliar su formación con Barth, y se asienta en esta ciudad como profesor, teniendo entre sus primeros discípulos a Arthur Rubinstein, a la vez que triunfa como intérprete en varias capitales europeas. En 1912 se trasladó de nuevo a Madrid, para regresar definitivamente a Mallorca en 1920, donde residió hasta su muerte en Pollença en 1935.

Además de la interpretación, Miquel Capllonch cultivó la composición de música religiosa y, sobre todo, el piano, donde demuestra su destacado refinamiento romántico con obras como Idilio, Barcarola, Träumerei y Tema con variaciones, cuya interpretación escucharemos en este concierto.

Josep Colom nos ofrece en la segunda parte una interesante comparativa, alternando siete preludios del primer volumen del Clave bien temperado, terminado y recopilado por J. S. Bach en 1722, con los Estudios de la primera serie op. 10 nº1, 5, 6, 8 y 11, compuestos a partir de 1829 en Varsovia por un joven Frédéric Chopin, el nº 12 de la segunda serie op. 25, publicada en 1837, y el Nocturno en do menor op. 48 nº1. Series compuestas en épocas con significaciones musicales bien diferentes e incluso opuestas entre el más complejo refinamiento intelectual de Bach y la exclusiva demostración de la emoción subjetiva de Chopin.

Si la finalidad de los dos libros del Clave bien temperado fue la demostración empírica mediante series de preludios y fugas de las posibilidades que ofrecía la afinación “temperada igual”, en cuanto al uso de todas las tonalidades mayores y menores y la modulación entre ellas, Chopin por su parte nos descubre su inmenso talento en sus series de Estudios op. 10 y op. 25, más los Trois nouvelles études, elevando la categoría de un género cuyo objetivo único hasta la fecha era desarrollar y resolver un determinado problema técnico a través de un motivo musical. Inspirado por el virtuosismo de Paganini y apoyado en las últimas obras de Beethoven, Chopin, con sus series de estudios para piano, rompe con toda la técnica pianística anterior con soluciones nuevas a su exclusiva estética musical, marcando la trayectoria de F. Liszt, R. Schumann, C. Debussy y S. Rajmáninov, quienes compusieron estudios en el estilo y forma binaria acuñados por él para el género.

prog_ind_1

Josep Colom, piano

Josep Colom, piano

Nací en Barcelona en 1947. La música era algo muy importante y cotidiano en mi ambiente familiar desde que tengo recuerdo. No era habitual en esta época en España. Sin duda esta circunstancia y el hecho de que mis padres, sin ser músicos de profesión, me apoyaran incondicionalmente, tanto emocionalmente como económicamente, me ha permitido disfrutar de este oficio toda la vida.

En mi juventud gané algunos concursos. Los internacionales de Jaén en 1977 y de Santander en 1978 me ayudaron a empezar a ser conocido en España; mucho más tarde el Ministerio de Cultura me otorgó el Premio Nacional de Música que tengo en especial estima por deberlo al aprecio de mis colegas de profesión. En los años 80 mi actividad pública aumentó poco a poco y actualmente toco regularmente con prácticamente todas las orquestas españolas y con muy buenos directores, así como en recital y música de cámara en los principales festivales y auditorios. También mantengo una notable actividad fuera de las fronteras, particularmente en Francia donde viví bastante tiempo en los años 70, estudiando en l'École Normale de Musique fundada por Alfred Cortot, y donde he grabado la mayor parte de mi discografía para el sello Mandala con música de autores tan diversos como Brahms, Franck, Blasco de Nebra, Mompou, Falla... Recientemente el sello RTVE ha editado un DVD con el tercer concierto de Prokofiev y un CD con obras de Chopin, Debussy y Ravel, grabaciones en vivo del archivo de Radio Clásica dentro de la serie Grandes pianistas españoles. Definitivamente prefiero las grabaciones en vivo aunque sean más imperfectas. Son más reales.

Muchos músicos han influido e influyen en mi evolución musical. Quiero destacar en mis comienzos al compositor (y por entonces también pianista) Joan Guinjoán que a mis 19 años me ayudó a desarrollar una manera de abordar la música y la ejecución pianística mucho más racional y estructurada.

Un temperamento reservado e introvertido hace que mi mundo sea el recital y la música de cámara, aunque no he sabido renunciar a las ocasiones surgidas para disfrutar de las maravillas del repertorio con orquesta. No quiero iniciar una lista de las orquestas, directores, cuartetos y músicos en general con los que he compartido grandes momentos porque inevitablemente olvidaría a muchos y todos tienen o han tenido importancia para mí.

La pedagogía se ha convertido poco a poco en algo muy valioso y en una ocasión, gracias al contacto con los músicos más jóvenes, en la posibilidad de renovar una y otra vez el entusiasmo por el redescubrimiento del gran repertorio. Además de impartir regularmente clases magistrales, enseño desde su fundación en 1990 en el Aula de Música de la Universidad de Alcalá de Henares. También desde hace unos años colaboro en el Conservatorio Superior de Zaragoza y en Musikeon (Valencia). En septiembre de 2012 empecé una nueva etapa pedagógica en el Conservatori Superior del Liceu (Barcelona).

Hacer música es un gran privilegio y doy gracias a todas las personas que se han desplazado en tantas ocasiones para compartir lo que para mí es un milagro cotidiano. 

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies. Aceptar