preloader logo
sábado 17 de agosto / 22.00 h

Sergey Khachatryan

violín

Lusine Khachatryan

Piano
Comprar entradas

Programa

I

Sonata per a violí i piano núm. 32, KV 454 en si bemoll major W. A. MOZART (1756 - 1791)

  • Largo-Allegro
  • Andante
  • Allegretto

Sonata per a violí i piano núm. 2, op. 94 en re major SERGEI PROKÓFIEV (1891 – 1953)

  • Moderato
  • Scherzo: Presto
  • Andante
  • Allegro con brio

II

Sonata per a violí i piano en la major CESAR FRANCK (1822 – 1890)

  • Allegretto ben moderato
  • Allegro
  • Recitativo-Fantasia. Ben moderato-molto lento
  • Allegretto poco mosso

Notas al programa

Ignacio Botella Ausina
Historiador i musicólogo

Cuando el día 29 de abril de 1784 Mozart se sentó frente al clave en una sala de Viena para estrenar la Sonata K 454 que la virtuosa violinista italiana Regina Strinasacchi le había encargado, debió colocar frente a él una partitura en blanco, pues tan sólo había escrito la parte de violín. Mozart tenía en su cabeza la parte para teclado, por lo que la sonata fue realmente escrita después de ser estrenada. Sin embargo no es esta, ni mucho menos, la mayor proeza relativa a esta composición. Corrían los meses vieneses de gran actividad creativa del compositor de Salzburgo, los de los Conciertos para piano K 449 a 453 y el Quinteto para vientos y piano K 452, cuando Mozart estableció con esta obra, entre otras, los cimientos concertantes de la moderna sonata para violín.

El hecho de que todavía la mayor parte de los compositores de la segunda mitad del siglo XVIII abordaran el dúo violín-pianoforte bajo el título Sonatas para pianoforte con acompañamiento de violín, pone de manifiesto la gran dificultad en alcanzar la síntesis y equilibrio entre los dos instrumentos. En ellas el violín quedaba relegado al papel secundario de doblar la mano derecha del pianista o, en todo caso, de hacerle eco. Sólo Mozart, ya en su madurez, supo resolver con éxito la difícil compatibilidad de estos dos instrumentos de cuerda con sus Sonatas K 454, 481 y 526, estableciendo con ellas los fundamentos de las sonatas para violín y piano que después de él nos dejaron Beethoven, Brahms, Franck, Fauré, Debussy, Prokofiev o Bartók, entre otros. En este concierto asistiremos a la escenificación de este proceso histórico, escuchando la interpretación a cargo de Lusine Khachatryan al piano y Sergey Khachatryan al violín, de la Sonata para violín y piano en si bemol mayor K 454 de W. A. Mozart, seguida de la Sonata para violín y piano núm. 2 en re mayor op.94 de S. Prokófiev y, en la segunda parte del programa, la Sonata para violín y piano en la mayor de C. Franck.

La Sonata “Strinasacchi” comienza con un preludio lento de grandes proporciones, un Largo donde Mozart contrasta a la manera beethoveniana elementos musicales dominantes con otros más dulces. El perfecto equilibrio entre los dos instrumentos antes aludido lo percibimos en el segundo movimiento, un Allegro muy melódico en forma sonata que da pie al núcleo de la obra, el Andante en mi bemol que, construido sobre tres temas, nos conduce al punto culminante de expresión durante el desarrollo central. La Sonata termina con el Rondo final, un Allegretto, delicado y festivo.

Antes de la Revolución rusa de 1917, Sergei Prokófiev (1891-1953) ya había compuesto una gran cantidad de obras en un estilo disonante de ritmo motórico y extraordinaria energía, como la Suite escita de 1914, que tan bien representa esta etapa inicial junto a sus Sonatas para piano, y las Visiones fugitivas del mismo año de la Revolución. Un año después abandona Rusia para establecerse, primero en América y luego en París, donde su estilo se complica, como nos muestra en la ópera El amor de las tres naranjas de 1919 o en su Segunda Sinfonía del año 1925.

Cuando Prokófiev retorna a su patria en 1934, ya practicaba un estilo más sobrio que hubo que simplificar aún más bajo el yugo de los censores estalinistas. Así, cuatro años más tarde componía la música para la película Alexander Nevsky, dirigida por Serguéi Eisenstein, convertida por el régimen en cantata patriótica. Ocho años después, reunido en Alma-Ata con el mismo director de cine para rodar Ivan el terrible, Prokófiev componía una Sonata para flauta y piano que terminó ya en Moscú al año siguiente, en 1943. La obra, que se estrenó en diciembre de ese mismo año en el Conservatorio, fue interpretada al piano por Sviatoslav Richter y a la flauta por Charkovsky. Entre el público asistente se encontraba el violinista ucraniano David Oistrakh, quien pidió al compositor una transcripción para violín, en cuya forma la estrenó en junio de 1944 el propio violinista junto al pianista Lev Oborin en el mismo Conservatorio.

La obra seduce por su clasicismo y se articula en cuatro movimientos: Moderato que en la versión para flauta es Andantino, donde Prokófiev propone un ambiente de Sonata da Chiesa haendeliano; Scherzo, denominado Allegro en la versión original, donde el autor combina a modo de juego células musicales binarias y ternarias en compás de ¾; Andante en fa mayor, una romanza expresiva y delicada; y concluye con un Allegro con brio, de clima virtuosístico con un episodio central lírico y meditativo.

Influidos por la derrota en la guerra franco-prusiana de 1870, un grupo de compositores fundó en 1871 la Société Nationale de Musique. Bajo el lema ArsGallica (arte francés), la Société contribuyó de forma decisiva al renacer de la música instrumental francesa, en la que el país había cedido terreno a la música alemana desde principios del siglo. Tres fueron los compositores que abrieron la puerta sin complejos a las generaciones de músicos franceses de final de siglo y a toda la música francesa del siglo XX: Edouard Lalo, 1823-1892, de origen español; Camille Saint-Saëns, 1835-1921, y César Franck, belga nacido en Lieja en 1822 y que murió en 1890. De C. Franck, -organista profesional cuya obra es la máxima expresión del órgano europeo romántico y que ofreció una alternativa al Conservatorio con su escuela musical denominada Schola Cantorum, basada en el respeto a las formas clásicas y a las antiguas reglas del contrapunto-, escucharemos su maravillosa Sonata para violín y piano en la mayor, obra maestra, capital en la evolución del género y referente de la música de cámara francesa del siglo XIX.

La Sonata, compuesta en el verano de 1886 y escrita bajo la influencia del romance entre el compositor y Augusta Holmes, está dedicada al violinista Eugène Ysaye quien la estrenó junto a la pianista Mme. Bordes-Pène en el Círculo Artístico de Bruselas en diciembre de ese mismo año. Franck sigue con esta sonata los pasos de las últimas sonatas de Beethoven y del recurso de la “idea fija” de Berlioz que más tarde Wagner transformaría en Leitmotiv, exponiendo temas en formas diversas que en sucesión cíclica regulan y dan unidad a toda la obra. De esta forma hilvana los cuatro movimientos de su Sonata para violín y piano en la mayor, que son: Allegro moderato/Allegro/ Recitativo fantasia. Ben moderato/Allegretto poco mosso.

Biografías

Sergey Khachatryan

Sergey Khachatryan, violín

Sergey Khachatryan, nacido en Ereván, Armenia, ganó el primer premio en el VIII Concurso Internacional Jean Sibelius de Helsinki en 2000, convirtiéndose en el ganador más joven en la historia del certamen. En 2005 ganó el primer premio en el Concurso Reina Isabel, Bruselas.

En las últimas temporadas Sergey ha actuado con la Bamberger Symphoniker (Herbert Blomstedt y Jonathan Nott), la Münchner Philharmoniker (James Gaffigan), la Orquesta Sinfónica de la Radio Sueca (Valcuha), la Orquesta Mariinsky (Valery Gergiev) y la Orchestre de Paris (Andris Nelsons y Gianandrea Noseda). También ha colaborado con la Berliner Philharmoniker, la Royal Concertgebouw Orchestra, la Radio Filharmonisch Orkest, la Rotterdam Philharmonic, la Orchestre National de France, la London Symphony, la London Philharmonic, la Philharmonia Orchestra y las NHK y Melbourne Symphony Orchestras.

Las recientes apariciones de Sergey en Estados Unidos incluyen la Sinfónica de Seattle (Ludovic Morlot), la Filarmónica de Los Ángeles (Morlot) y la Orquesta Sinfónica Nacional de Washington (Vasily Petrenko). También ha visitado la Filarmónica de Nueva York, la Sinfónica de Boston, la Orquesta de Filadelfia, la Orquesta de Cleveland y la Sinfónica de San Francisco, así como los festivales de Ravinia, Blossom y la mayoría de festivales de Mozart.

Lo más destacado de esta temporada incluye la residencia de Sergey en el BOZAR, Bruselas, que incluye un par de recitales y un concierto con la Orchestre National de Belgique y Hugo Wolff. También ha actuado con la Orquesta Filarmónica de la Radio de los Países Bajos con Stanislav Kochanovsky, la Orchestra della Svizzera Italiana y la Gulbenkian Orchestra con Lorenzo Viotti, la Bamberger Symphoniker con Ludovic Morlot y la Rotterdam Philharmonic con Valery Gergiev, así como en el Teatro alla Scala Milan con Myung-Whun Chung. Sergey también se embarca en una gira por Estados Unidos y Europa con Alisa Weilierstein e Inon Barnaton, con un programa titulado "Noches Transfiguradas", con música de Beethoven, Schoenberg y Shostakóvich.

La temporada pasada pudo verse a Sergey en su debut en el Festival de Aspen en Colorado, en el Elbphilharmonie Hamburg con la Hamburger Symphoniker y en el Salzburger Festspiele, interpretando el Concierto para Violín de Beethoven. Regresó a la Orquesta Sinfónica de la Radio Finesa, la Orquesta de la Academia de Santa Cecilia, las orquestas filarmónicas de Rotterdam y Royal Flemish, la Filarmónica de San Petersburgo y la Orquesta de Cleveland. Otros proyectos recientes incluyen una gira por Japón con la Nippon Foundation, y en 2014/15 Sergey interpretó el Concierto para Violín de Beethoven en el Festival de Lucerna con la Filarmónica de Viena y con Gustavo Dudamel como el último ganador del Premio Credit Suisse Young Artist.

Sergey y Lusine son compañeros de dúo habituales. Juntos han ofrecido recitales en el Konzerthaus Dortmund, Wigmore Hall (Londres), Théâtre des Champs-Élysées y Cité de la Musique (París), Amsterdam Concertgebouw, Palais des Beaux Arts (Bruselas), Victoria Hall (Ginebra), Auditorio Nacional (Madrid), Philharmonie Luxembourg, Carnegie Hall y Alice Tully Hall (Nueva York) y Herbst Theatre (San Francisco).

La grabación más reciente de Sergey y Lusine de música armenia, My Armenia para Naïve Classique, dedicada a la conmemoración del centenario del genocidio armenio, ha sido galardonada con el Echo Klassik para Grabación de Música de Cámara (siglos XX / XXI) / Conjunto Mixto. Juntos también han grabado Tres Sonatas para Violín y Piano de Brahms. La discografía de Sergey en el sello también incluye los conciertos de Sibelius y Khachaturian con la Sinfonia Varsovia y Emmanuel Krivine, ambos conciertos de Shostakóvich con la Orchestre National de France y Kurt Masur, una grabación de las sonatas de Shostakóvich y Franck para violín y piano y las sonatas y partitas completas para solo de violín de J.S. Bach.

Sergey toca el violín Ysaÿe Guarneri de 1740, cedido amablemente por la Nippon Music Foundation.

Lusine Khachatryan

Lusine Khachatryan, piano

En el mundo actual de la música clásica, Lusine Khachatryan es considerada una "poeta del teclado".

Las exitosas actuaciones de conciertos internacionales de Lusine Khachatryan han inspirado al público en lugares como Alte Oper, Frankfurt / Main; Herkulessaal, Munich; Liederhalle, Stuttgart; Tonhalle, Zürich; Concertgebouw, Amsterdam; el Louvre y el Théâtre des Champes-Élysees, París; Wigmore Hall, Londres; Palacio de Bellas Artes, Bruselas; Palau de la Música, Barcelona; Oji Hall, Tokio; Carnegie Hall, Nueva York y otros.

Lusine Khachatryan ha recibido numerosos premios y reconocimientos a lo largo de su trayectoria artística. Entre ellos se encuentran el Premio al Fomento Musical de la Fundación Cultural Baden, la Beca de la Freundeskreis de la Academia de Música de Karlsruhe y una beca especial de la fundación alemana Deutsche Stiftung Musikleben.

Ha ganado premios en el Concurso Internacional de Piano "Città di Ostra", "Città di Marsala", en Italia (2003) y en el 2º Concurso Europeo de Piano en Normandía, Ouistreham y Le Havre, Francia (2009).

Además de los recitales en solitario, es una intérprete igual de contundente con las orquestas de cámara y sinfónicas. Actúa regularmente a dúo con su hermano, el violinista Sergey Khachatryan. Juntos grabaron su CD de debut en EMI Classics en 2002, con el sello francés Naïve, las Sonatas para Violín y Piano de C. Franck y D. Schostakovitch (2007), las Sonatas completas para Piano y Violín de J. Brahms (2013) y publicaron su último CD My Armenia, con obras de compositores armenios (2015).

En 2012, Lusine Khachatryan creó una nueva forma de arte, “El piano-teatro”, en el que el arte dramático y la música clásica para piano se combinan en una sola pieza fluida. A través del mundo teatral, la música alcanza una dimensión y una intensidad únicas. Hasta el momento, Lusine ha escrito y producido las siguientes producciones de piano teatro: María Estuardo de F.Schiller (2012), Chopin - El piano es mi segundo yo (2013), Clara Wieck toca Schumann (2013) y ԿԱՐՈՏ/ Nostalgia, sobre la cultura armenia (2015).

"... Es una pianista magnífica, con un gran sonido y una técnica fervorosa..."
New York Times 02.05.2007

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies. Aceptar