preloader logo
martes 27 de agosto / 22.00 h

London Philharmonic Orchestra

Juano Mena,Director
Javier Perianes,Piano
Entradas agotadas

Programa

I

Obertura Don Giovanni KV 527 A. Mozart (1756 - 1791)

Concert per a piano núm. 3 op. 37 L. V. Beethoven (1770 - 1827)

  • Allegro con brio
  • Largo
  • Rondo-Allegro

Solista: Javier Perianes

II

Simfonia núm. 39, KV 543 A. Mozart

  • Adagio - Allegro
  • Andante con moto
  • Menuetto: Allegretto
  • Allegro

Notas al programa

Mercè Pons (compositora y directora del Gabinete de Comprensión Musical GACOMUS)
Wolgang Amadeus MOZART (1756-1791)
Obertura Don Giovanni, KV 527

Don Giovanni, la ópera bufa en dos actos con música de W. A. Mozart y libreto de Lorenzo da Ponte, se estrenó el 29 de octubre de 1787 en Praga, y según palabras del propio compositor "fue recibida con grandes aplausos". Mozart tenía por costumbre escribir las oberturas de sus óperas una vez acabadas, así podía crearlas con la esencia misma de las óperas, y Don Giovanni no fue una excepción.

Han surgido infinidad de leyendas sobre el momento en el que fue compuesta la obertura. Las hay que señalan que la escribió el día antes del estreno, otras que la acabó la misma mañana, pero eso son solo "apuntes" históricos que no restan, de ninguna manera, calidad a la composición.

La Obertura deDon Giovanni empieza en la tonalidad de re menor. Un inicio sombrío y lúgubre, intensificado por los instrumentos de viento, que en sus primeras notas nos recuerda la aparición de la estatua del comendador, al final de la ópera. Notas largas que crean la atmósfera que se repetirá en la muerte del protagonista. Pero la obertura continua, y en su segunda parte nos encontramos un discurso musical muy diferente, no olvidemos que estamos ante una ópera catalogada de bufa; pasando a la tonalidad de re mayor escucharemos el lado festivo de la ópera, donde abundan la luminosidad y la alegría.

Ludwing van BEETHOVEN (1770-1827)
CONCIERTO para piano y orquesta núm. 4, en sol mayor, op. 58.

En la época de la composición de este concierto, entre 1805 y 1807, Beethoven trabajaba en su ópera Fidelio, en las sinfonías cuarta, quinta y sexta, así como en numerosas obras para piano y de cámara.

Se ha considerado esta obra como “la más fantástica, singular, artificial y dificultosa que escribió, resultando poco favorable para el solista”. Es también el concierto más audaz, el más innovador de los cinco (el quinto es el celebérrimo “Emperador”).

El boceto de la obra se sitúa entre 1802 y 1803, durante la composición de la sinfonía “Heroica” (la núm. 3), y escrita en gran parte el 1805, aunque no la acabó hasta el 1806 o principios de 1807.

Se ejecutó por primera vez en Viena el 22 de diciembre de 1808, junto con la Quinta Sinfonía y la Sexta.

La publicación, en agosto de 1808, contiene una dedicatoria al archiduque de Austria (que entonces tenía 19 años y era, desde hacía mucho tiempo, alumno de Beethoven).

Este concierto es, sin duda, una obra maestra de la literatura concertante, y quizás también de la literatura para piano. Nunca, incluso en Mozart, se había podido imaginar que el piano pudiera recrearse tan libremente, con unas improvisaciones de tan soberana facilidad, tan liberadas de toda sujeción formal.

Estructurado en tres movimientos, el Allegro moderato inicial empieza, contrariamente a la tradición, cuando el solista expone el primer tema, al descubierto, y con una extremada simplicidad, una verdadera innovación. Dura sólo cinco compases. El motivo es una pulsación obstinada de tres sonidos que tendrán infinidad de variaciones a lo largo del movimiento. Se trata de un tema que recuerda un motivo de la Quinta, generosamente ampliado por el tutti orquestal. En el maravilloso movimiento central, Andante con moto, hallamos la cima de la partitura, incluso el silencio parece adquirir un significado tan elocuente y tan nuevo que no es difícil imaginarse el asombro de los primeros oyentes. Aquí encontramos la “lucha entre dos personajes diferentes de carácter”, casi dos personajes que dialogan. El primero, un tema rítmico, imperioso, de una austera gravedad, casi brutal, enunciado en acordes por la orquestra (sólo la cuerda). El segundo es una melodía tierna, casi dolorida del solista, como si se tratase de una lucha desigual y que poetiza un canto del piano que, poco a poco, se resuelve y se exalta hasta llegar a la bella cadenza, sin ningún tipo de preciosismo. El último movimiento, Rondo: Vivace, es extremadamente brillante. Este final encuentra el espíritu tradicional de los anteriores conciertos, aunque introduce innovaciones con la libertad de su conducción temática. Aquí no tenemos la alternancia cíclica de los temas entre dulzura y violencia, tan característica de Beethoven.

Wolgang Amadeus MOZART (1756-1791)
SINFONÍA nº 39, en mi bemol mayor, KV 543

Compuso esta sinfonía a mediados de 1788, junto con las dos siguientes.

Su fecha de estreno, después de la muerte del compositor, es incierta. Algunos la consideran la sinfonía masónica de Mozart por excelencia, por el carácter alegre, confiado y de lucidez que presenta, a parte de la extraordinaria utilización de los clarinetes (instrumentos considerados de connotaciones masónicas). Las tres últimas sinfonías de Mozart (Sinfonías 39, 40 y 41) fueron escritas en un tiempo récord de seis semanas y no se ejecutaron nunca en vida del autor. Son verdaderas obras maestras, de una expresividad, dramatismo y densidad nunca logrados hasta entonces, y suponen la más plena culminación de la sinfonía clásica y de la obra sinfónica del compositor. Fueron escritas en uno de los períodos más oscuros de la vida de Mozart puesto que su situación económica y personal era ya muy precaria. Si bien su Don Giovanni había tenido un gran éxito en su estreno en Praga, no consiguió seducir a los vieneses y, por si ello fuera poco, su hija Teresa murió tres días después de completar la sinfonía 39. Esta sinfonía presenta cuatro movimientos. El primero, Adagio-Allegro, empieza con una imponente solemnidad, acentuada por los ecos de trompetas y timbales. Surge un clarísimo recuerdo a Don Giovanni en las escalas ascendentes y descendentes, en violines y posteriormente en la cuerda grave. Este mismo ritmo prosigue con insistencia hasta la entrada del Allegro, que viene precedida de una serie de compases de atrevidísima audacia armónica en las cuerdas, y de un instante de breve apaciguamiento. El Allegro empieza con una delicadeza que contrasta con el ritornello que le sigue y el vigor se acentúa con escalas de notable efecto dramático. El segundo movimiento, Andante con moto, presenta un tema dividido en dos partes: una calmada y la otra más animada. La parte central es inesperadamente dramática y con ecos que imitan el tema inicial. El tercer movimiento, Menuetto: Allegretto, es una de las páginas más breves y más bellamente elaboradas por Mozart. El tema principal, de una gran serenidad de carácter marcial, da paso a la joya maravillosa que es el trio (la parte central), un exquisito y tierno ländler (baile austríaco en tres tiempos, muy similar a un vals lento, que disfrutó de mucha popularidad a principios del XIX, antes de que el vals se pusiera de moda) a cargo inicialmente de los clarinetes. El clarinete estaba en plena fase de desarrollo, pero ello no fue un impedimento para Mozart puesto que supo extraer lo mejor de sus posibilidades, tanto técnicas como expresivas. La respuesta de las cuerdas al motivo de los clarinetes, con el subrayado final de las trompas, es una de las secuencias musicales más logradas de Mozart. El Allegro final, que llega inmediatamente después del Menuetto, presenta una extraordinaria vivacidad y entusiasmo. El tema, que va pasando desde los violines de forma inicial a los otros instrumentos de la orquesta, va cambiando a manera imitativa y provoca diferentes colores y texturas que nos demuestran, una vez más, que estamos ante la obra de un genio para quien la música ya no tiene ningún secreto.

Biografías

London Philharmonic Orchestra

London Philharmonic Orchestra

Es una de las más renombradas orquestas internacionales, elogiada por su distinguida y extensa trayectoria, así como por su espíritu de vanguardia. Además de interpretar conciertos de música clásica, graba bandas sonoras para películas y videojuegos, posee su propio sello discográfico y llega a miles de londinenses cada año a través de sus actividades en colegios y comunidades locales.

Fue fundada por Sir Thomas Beecham en 1932 y desde entonces ha sido dirigida por muchos grandes maestros, incluyendo a Sir Adrian Boult, Bernard Haitink, Sir Georg Solti, Klaus Tennstedt y Kurt Masur. En 2017 Vladimir Jurowski celebró diez años como director titular de la orquesta. Andrés Orozco Estrada fue nombrado director invitado principal en septiembre 2015.

Ha actuado en el Royal Festival Hall del Southbank Centre desde su inauguración en 1951 y es orquesta residente desde 1992. Asimismo, ha ofrecido brillantes residencias en Brighton y Eastbourne, y en el verano actúa en el Festival de Glyndebourne, donde lleva como residente más de cincuenta años. Las giras internacionales son una parte importante de sus actividades. Durante la temporada 2017-2018 ha visitado Japón, China, Rumanía, la República Checa, Alemania, Bélgica, Austria, España, Italia y Francia.

Sus actuaciones se emiten regularmente por televisión y radio, y colabora con compañías cinematográficas de Hollywood y del Reino Unido, con las que graba bandas sonoras, entre las que destaca la trilogía de El señor de los anillos, ganadora de un Oscar. En 2005 creó su propio sello discográfico.

En el verano de 2012 participó en las celebraciones del sexagésimo aniversario de la coronación de la reina Isabel II, y fue elegida para grabar todos los himnos nacionales para los Juegos Olímpicos de Londres. En 2013 ganó el Premio RPS Music a la mejor agrupación.

Mantiene un activo programa de actividades para jóvenes entre las que se incluyen conciertos para colegios (Bright Sparks) y familias (FUNharmonics). Durante los últimos años, los avances de la tecnología y de las redes sociales la han hecho aún más accesible al público internacional: todas sus grabaciones pueden descargarse desde iTunes, un canal de YouTube y frecuentes podcasts.

Juanjo Mena, director

Juanjo Mena, director

Juanjo Mena es uno de los directores españoles más reconocidos del circuito internacional. En la actualidad es director principal del Cincinnati May Festival y director asociado de la Orquesta Nacional de España. Ha sido director titular de la BBC Philharmonic, principal director invitado de la Bergen Filharmoniske Orkester y del Teatro Carlo Felice de Génova, y director titular y artístico de la Orquesta Sinfónica de Bilbao.

Dirige prestigiosas formaciones como las filarmónicas de Berlín, Londres, della Scala (Milán), Oslo y Rotterdam, las sinfónicas de la Radio de Baviera, Bamberg, Radio Sueca, Nacional Danesa y NHK Tokio, la Orquesta Nacional de Francia, la Konzerthausorchester Berlin, la Tonhalle Orchester Zürich y la Gewandhausorchester Leipzig.

Ha dirigido las más importantes orquestas norteamericanas: las sinfónicas de Chicago, Baltimore, Cincinnati, Montreal, Pittsburgh y Toronto, las filarmónicas de Nueva York y Los Ángeles y las orquestas de Cleveland, Minnesota, Filadelfia y Washington, entre otras muchas. Aparece regularmente al frente de la Boston Symphony Orchestra, tanto en su temporada de conciertos como en el Festival de Tanglewood.

Como director de ópera ha dirigido grandes obras del repertorio romántico, como Der fliegende Holländer, Salome, Elektra, Ariadne auf Naxos, Duke Bluebeard o Erwartung y producciones como Eugene Onegin en Génova, La vida breve (Madrid), Le nozze di Figaro (Lausanne), Billy Budd y Fidelio (Bilbao).

Sus próximos compromisos incluyen su vuelta a las temporadas de la Chicago Symphony Orchestra, la Pittsburgh Symphony Orchestra, la Orchestre Symphonique de Montréal y la Minnesota Orchestra, y su debut con la City of Birmingham Symphony Orchestra.

Con la BBC Philharmonic ha protagonizado giras por Alemania, Austria, China y Corea del Sur, Hungría, Croacia, Eslovenia y España, y tiene una presencia estable en los prestigiosos BBC Proms londinenses.

Juanjo Mena ha realizado una serie de grabaciones con la BBC Philharmonic para el sello discográfico Chandos. Los discos ya a la venta, homenajes a Juan Crisóstomo de Arriaga, Alberto Ginastera, Isaac Albéniz, Manuel de Falla, Gabriel Pierné, Xavier Montsalvatge, C. M. von Weber y Joaquín Turina, han obtenido grandes críticas por parte de la prensa especializada. También ha grabado la Sinfonia Turangalîla de Messiaen, con el sello discográfico Hyperion y con la Bergen Philharmonic, catalogada por la crítica especializada como de referencia.

En 2016 Juanjo Mena fue galardonado con el Premio Nacional de Música, en la modalidad de Interpretación.

Javier Perianes, piano

Javier Perianes, piano

“Su porte y técnica… irradian calma, y aun así la precisión y velocidad de sus dedos puede ser realmente aplastante. En raras ocasiones, por no decir nunca, me había encontrado con una combinación tal de evidente modestia y absoluta brillantez.”
(Sunday Times)

La carrera internacional de Javier Perianes le ha llevado a actuar en las salas de conciertos más prestigiosas del mundo y con las principales orquestas, colaborando con directores como Daniel Barenboim, Charles Dutoit, Lorin Maazel, Zubin Mehta, Gustavo Dudamel, Sakari Oramo, Yuri Temirkanov, Rafael Frübeck de Burgos, Long Yu, Simone Young, Vladimir Jurowski, Josep Pons, David Afkham y Daniel Harding, y en festivales como los BBC Proms, Mainly Mozart, Lucerne, La Roque d’Anthéron, Grafenegg, San Sebastián, Granada y Ravinia. Descrito por The Telegraph como “un pianista de impecable y refinado gusto, dotado de una extraordinaria calidez sonora”, Javier Perianes es Premio Nacional de Música 2012 y Artista del Año 2019 de los International Classical Music Awards (ICMA).

Su temporada 2018-19 incluye una gira por España con la London Philharmonic Orchestra y Juanjo Mena culminando en Londres con la integral de los conciertos para piano de Beethoven en el Royal Festival Hall, así como una gira Beethoven con orquestas por Australia y Nueva Zelanda, y un tour por los Estados Unidos interpretando el Concierto para piano nº 27 de Mozart junto a la Orpheus Chamber Orchestra, finalizando con su regreso al Carnegie Hall de Nueva York.

Además de Mozart y Beethoven, Perianes interpreta esta temporada a Ravel, Saint-Saëns, Grieg, Falla y Bartók junto a orquestas como la Gewandhausorchester Leipzig con Marin Alsop, Toronto Symphony con Han-na Chang, Orchestre de Paris y Bergen Philharmonic con Klaus Mäkelä, St. Louis Symphony y Gustavo Gimeno, San Francisco Symphony y Pablo Heras-Casado, Milwaukee Symphony con Matthias Pintscher, Konzerthausorchester Berlin y Antonio Méndez, Gävle Symphony con Jaime Martín en Suecia y en el Concertgebouw de Ámsterdam, Tampere Philharmonic con Santtu-Matias Rouvali, la BBC Scottish con Thomas Dausgaard, y Czech Philharmonic con Louis Langrée en su regreso al Festival Primavera de Praga.

En recital, Perianes emprende una extensa gira por Europa incluyendo ciudades como Londres, París, Fráncfort, Oslo, Lisboa, Estambul, Essen, Barcelona y Madrid, con un programa compuesto por obras de Chopin, Debussy y Manuel de Falla.

Activo intérprete de música de cámara, la temporada pasada volvió a colaborar con compañeros habituales como Tabea Zimmermann en el Auditorio Nacional de Madrid y la Beethoven Haus de Bonn, y el Cuarteto Quiroga en una gira por Italia, Bélgica y los Países Bajos, además de registrar para harmonia mundi la Sonata para cello y piano de Debussy en su primera colaboración junto a Jean-Guihen Queyras.

De anteriores temporadas destacan actuaciones junto a la Wiener Philharmoniker, Royal Concertgebouw, Cleveland Orchestra, sinfónicas de Chicago, Boston y San Francisco, filarmónicas de Oslo, Londres, Nueva York y Los Ángeles, Orchestre de Paris, Philharmonia Orchestra, Rundfunk-Sinfonieorchester Berlin, Danish National, Washington National, Swedish, Finnish y Norwegian Radio Orchestras, Yomiuri Nippon Symphony y Orchestre Symphonique de Montréal.

Javier Perianes es artista exclusivo del sello harmonia mundi. Su extensa discografía abarca desde Beethoven, Mendelssohn, Schubert, Grieg, Chopin, Debussy, Ravel y Bartók hasta Blasco de Nebra, Mompou, Falla, Granados y Turina. Su álbum con la grabación en vivo del Concierto de Grieg y una selección de las Piezas Líricas ha sido descrito como “una nueva referencia” por la revista Classica, que le otorgó un Choc; también mereció las distinciones Editor’s Choice de Gramophone y Maestro de la revista Pianiste. Su “elegante visión” y “brillante interpretación” (New York Times) de las Romanzas sin palabras de Mendelssohn le otorgaron el Choc de Classica y su inclusión en los Top 10 de grabaciones de Mendelssohn por la revista Gramophone, y su grabación de Noches en los Jardines de España junto a una selección de piezas para piano de Falla recibió asimismo las distinciones Choc de Classica y el Editor’s Choice de Gramophone, además de ser nominada al Grammy Latino 2012. En su último álbum Perianes rinde homenaje a Claude Debussy en el centenario de su fallecimiento con el registro de su primer libro de Preludios junto a las Estampas.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies. Aceptar