IL GIARDINO ARMONICO

Giovanni ANTONINI, director y flautas

Patricia KOPATCHINSKAJA, violín

Vivaldi Furioso

Concert per a cordes RV 157
A. Vivaldi (1678 – 1741)      

I. Allegro
II. Largo
III. Allegro

Spiccato il volo per a violí sol
Luca Francesconi (*1956, Milà)

Concert en do major RV 191 per a violí, cordes i baix continu
A. Vivaldi

I. Allegro ma poco
II. Largo
III. Allegro ma poco

Incanto XXIII (2020) per a violí i flauta dolça
Simone Movio (*1978, Latisana)

Capriccio núm. 2
Salvatore Sciarrino (1947, Palerm)

Concert en mi bemoll major RV 253 «La tempesta di mare» per a violí, cordes i baix continu
A. Vivaldi

I. Presto
II. Largo
III. Presto

Pausa

Dilanio avvinto, per a violí i flauta
Marco Stroppa (*1959, Verona)

Concert en mi menor op. III n. 4 RV 550 per a quatre violins, cordes i baix continu
A. Vivaldi

I. Andante
II. Allegro assai
III. Adagio
IV. Allegro

Violins: Patricia Kopatchinskaja, Marco Bianchi, Stefano Barneschi, Liana Mosca

Estroso per a violí, flauta dolça i orquestra barroca
Aureliano Cattaneo (*1974, Codogno)

Moghul, per a violí, cordes i baix continu                           
Giovanni Sollima (*1962, Palermo)

Concert en re major RV 208 «Il Grosso Mogul» per a violí, cordes i baix continu
A. Vivaldi

I. Allegro, en re major
II. Recitatiu: Grave, en si menor
III. Allegro, en re major 

Stefano Barneschi*, Fabrizio Haim Cipriani, Chiara Zanisi, Liana Mosca,  violins I

Marco Bianchi*, Boris Begelman, Angelo Calvo, Francesco Colletti,  violins II

Renato Burchese*, Maria Cristina Vasi,  violes

Marcello Scandelli*, Elena Russo,   violoncels

Giancarlo De Frenza,   contrabaixos

Miguel Rincon,   tiorba

Cristiano Gaudio,   clave

*principals

NOTAS AL PROGRAMA

Bàrbara Duran Bordoy

Musicóloga y escritora

A VIVALDI LE INTERESA EL CONCIERTO DE HOY

No se pueden entender demasiado bien los motivos por los que Vivaldi (1678-1741), ya a los 63 años, dejó Venecia y partió hacia Viena. Es verdad que poco tiempo antes había coincidido con el emperador Carlos VI, un entusiasta de su música, quien le había invitado a ir a la capital austríaca. En cualquier caso, parece que hay dos factores claves en esta partida: por un lado, el estilo de Vivaldi ya no era tan del agrado de los aficionados; por otro, su deseo de triunfar claramente en el mundo operístico. En este terreno no siempre le había ido bien en Venecia, y quizá le quedaba una espinita clavada: triunfar como compositor operístico y convertirse, a la vez, en uno de los principales músicos de la corte vienesa. No tuvo suerte, porque poco tiempo después de su llegada a Viena Carlos VI murió, y en unos meses él mismo enfermó y también murió allí la noche del 27 al 28 de julio de 1741, en unas condiciones ciertamente cercanas a la pobreza.

¿Por qué el estilo de Vivaldi no era ya tan apreciado? Quizás porque habían aparecido nuevos aires en el lenguaje instrumental, especialmente el violinístico, hacia el primer tercio del XVIII siguiendo la maestría de Corelli y el propio Vivaldi. El mundo musical empezó a adorar a nuevos ídolos: Tartini, Locatelli, Sammartini, Pergolesi y otros, que tomaron el relevo. Ofrecían novedades, nuevas ideas que parecían pinceladas aisladas, pero que poco a poco se consolidaron y pasaron a ser «la moda». Otros creadores, como el francés Jean-Marie Leclerc, hicieron una asimilación de todo ello en el contexto francés.

El programa de hoy exhibe la continuación de esta tendencia, de un proceso evolutivo que parte del genio de Vivaldi hasta llegar a técnicas contemporáneas. Una recontextualización, variación y ampliación de todo lo que el maestro veneciano aportó al lenguaje instrumental; y así se pueden seguir desde los modelos de concierto solista y del concerto grosso —tutti y concertante—; un formato híbrido entre los dos anteriores que Vivaldi dominaba —solistas en el grupo concertante—, hasta llegar a la libertad constructiva y formal de las piezas contemporáneas.

Los conciertos programados ejemplifican la maestría de Vivaldi en este terreno. El Concierto para cuerdas RV 157 destaca por su ligereza y fluidez a pesar de un ritmo marcado; el segundo movimiento es tratado casi como un recitativo que contrasta con la deliciosa intensa vitalidad del tercer movimiento. Aquí, manifiestamente, se explora la sonoridad del conjunto de cuerdas de forma íntegra.

En cambio el Concierto en do mayor RV 191 para violín, cuerdas y bajo continuo comienza con un tutti que deja paso al solista, un concierto que marca claramente estos dos papeles, se necesita un intérprete que solucione la ligereza endemoniada del primer tiempo. El segundo tiempo es una especie de monólogo que dibuja una delicada filigrana sobre un bajo continuo seguido de un allegro juguetón.

El Concierto en mi mayor RV 253 «La tormenta di mare» es uno de los cinco conciertos que Vivaldi dedicó a esta imagen —una tormenta en el mar—, verdaderamente un ejemplo genuino de su música programática. Se oyen, nítidamente, las aguas tumultuosas; el violín como un pequeño barco, brillante y esplendoroso, que lucha contra ellas; y la melodía del solista que flota y flota, haciendo frente a las olas, hasta un tercer movimiento trepidante; en una imagen sonora de lo que son, también, las dificultades de la vida humana. Un esquema diferente es presentado en el Concierto en mi menor op. III n. 4 RV 550 que es más bien uno de los ejemplos del híbrido entre concierto solista y concerto grosso, pues los cuatro violines intercambian imitaciones y pequeños solos en el conjunto instrumental.

El último concierto del maestro veneciano, en re mayor RV 208 «Il Grosso Mogul» no deja de mostrar sus exigencias hacia un solista que debe controlar las dificultades técnicas, ya que incluye una cadencia escrita sobre una nota pedal interminable. Pero deben controlarse, al mismo tiempo, los registros afectivos y expresivos que la composición despliega.

Las obras contemporáneas inseridas en medio de este conjunto de conciertos presentan diversas aproximaciones al conjunto instrumental y al violín solista. Spiccato il Volo de Luca Francesconi (1956) no deja de tener un comienzo casi vivaldiano para seguir con un movimiento frenético para violín solo, donde las disquisiciones cercanas al maestro veneciano parecen encontrar nuevos caminos melódicos y tonales, sin dejar su sustrato enérgico y rítmico. El virtuosismo llevado a la contemporaneidad, donde se deconstruyen las figuraciones primeras del violín para crear nuevos materiales.

Incanto XXIII para violín y flauta de Simone Movio (1978) pone de relieve que los timbres del violín y de la flauta de pico tienen cierta calidad similar: precisión sonora, un sonido incisivo que puede volverse repentinamente cálido o endurecerse como una piedra. La exploración y ampliación de los aspectos formales y tímbricos propios de la flauta de pico y el violín parecen ser el camino que Movio elige para la serie Incanto. Un lenguaje aún más atrevido es mostrado en el Capriccio núm. 2 ca. de Salvatore Sciarrino, aunque ecos lejanos de los pájaros de la Primavera vivaldiana parecen planear en medio de las arcadas del violín, o quizás sean las resonancias de las flautas de pico agudas las que llevan a su evocación.

Estroso de Aureliano Cattaneo (1974) supone una ampliación del lenguaje habitual, desarrollado a partir de pequeñas células de material que replantean el desarrollo temático clásico. Esta obra muestra cómo un conjunto de música barroca es también capaz de generar nuevas perspectivas tímbricas y estructurales que no esconden cierta tensión y misterio. Del compositor italiano Marco Stroppa (1959), que destaca en el campo de la composición para instrumentos y electrónica en vivo, se presenta la obra Dilanio avvinto; Giovanni Sollima (1962) crea, en la pieza Moghul, una obra de intensa belleza, que agita el mundo emocional y conduce a un clima onírico en el que la sonoridad de las cuerdas crean un paisaje único.

Algunas de estas obras de nueva factura fueron encargadas, sin duda, para ilustrar el viaje histórico del violín hacia caminos inexplorados. Esta noche, en todo caso, conviene velar arcos, pasillos y asientos de este claustro; no sería de extrañar vislumbrar, merodeando, el espíritu de un Vivaldi curioso que escucha atentamente, para no perder calada, lo que está de moda casi trescientos años después de su muerte.

IL GIARDINO ARMONICO

Fundado en 1985 y dirigido por Giovanni Antonini, Il Giardino Armonico se ha establecido como uno de los conjuntos de instrumentos de época más importantes del mundo. Su repertorio se centra en los siglos XVII y XVIII. Ha recibido grandes elogios tanto por conciertos como por producciones de ópera, como L’orfeo de Monteverdi, Ottone in villa de Vivaldi, Agrippina, Il trionfo del tempo e del disinganno, La resurrezione y Giulio Cesare in Egitto de Händel, con Cecilia Bartoli durante los Festivales de Salzburgo de Pentecostés y Verano de 2012. Durante muchos años ha sido el conjunto exclusivo de Teldec Classics, consiguiendo importantes premios por la grabación de obras de Vivaldi y otros compositores del siglo XVIII. Cooperó con Cecilia Bartoli en varios volúmenes de éxito como Álbum Vivaldi (Decca, 2000 – Premio Grammy), Sacrificium (Decca, 2009 – Álbum de platino y Grammy) i Farinelli (Decca, 2019).

Con Decca/L’Oiseau-Lyre, el conjunto publicó algunos álbumes aclamados como Concerti grossi op. VI de Händel i Il pianto di Maria de G.B. Ferrandini con Bernarda Fink, y más adelante dos álbumes con Julia Lezhneva, con Decca (Aleluya en 2013 y Händel en Italia en 2015).

La grabación de los cinco Conciertos para Violín de Mozart con Isabelle Faust (Harmonia Mundi, 2016) es el resultado de la prestigiosa cooperación con la gran violinista, grabación que ganó el Premio Gramophone y el Choc del año 2017.

 

En coproducción con el NFM de Breslavia, el conjunto publicó Serpent & Fire con Anna Prohaska (Alpha Classics, 2016), que ganó el ICMA “Baroque Vocal” en 2017 y La morte della ragione en 2019, que ganó el Diapason d’Or y el Choc de Classica. El álbum Telemann ganó el Diapason d’Or de l’Année y el Echo Klassik en 2017. En marzo de 2020 se publicó el nuevo álbum Concerti per flauto de Vivaldi, galardonado con el Diapason d’Or. De nuevo con Alpha Classics, en octubre de 2020 Il Giardino Armonico publicó What’s next Vivaldi? con Patricia Kopatchinskaja, centrado en el famoso compositor y en una selección de otros italianos contemporáneos, que ganó el Opus Klassik en 2021.

 

Il Giardino Armonico es parte del proyecto Haydn 2032 para la grabación de las sinfonías completas de Haydn (Alpha Classics) y una serie de conciertos temáticos. En 2015 La passione ganó el Echo Klassik mientras que Il filosofo fue Choc del año de Classica. Solo e pensoso se publicó en 2016 e Il distratto ganó el Premio Gramophone en 2017. La Roxolana se publicó en enero de 2020, L’addio, – Choc del año de Classica y el Diapason d’Oren -, en enero de 2021, y Les heures du jour – Diapason d’Or -, en julio de 2021. Desde enero de 2022, está disponible una caja de CD de los diez primeros volúmenes. La serie ha sido ampliada con Die Schöpfung, publicada en octubre de 2020 con el Bavarian Radio Chorus.

GIOVANNI ANTONINI, director y flautas

Giovanni nació en Milán y estudió en la Civica Scuola di Musica y en el Centre de Musique Ancienne de Ginebra. Es miembro fundador del conjunto barroco Il Giardino Armonico, que dirige desde 1989. Con esta formación se ha presentado como director y solista de flauta dulce y flauta travesera barroca en Europa, Estados Unidos, Canadá, Sudamérica, Australia, Japón y Malasia. Es director artístico del Festival Wratislavia Cantans en Polonia y director invitado principal de la Mozarteum Orchester y la Kammerorchester Basel.

Ha actuado con muchos artistas de prestigio como Cecilia Bartoli, Kristian Bezuidenhout, Giuliano Carmignola, Isabelle Faust, Sol Gabetta, Sumi Jo, Viktoria Mullova, Katia y Marielle Labèque, Emmanuel Pahud y Giovanni Sollima. Reconocido por su refinada e innovadora interpretación del repertorio clásico y barroco, Antonini también es un invitado habitual de la Orquesta Filarmónica de Berlín, la Concertgebouworkest, la Tonhalle Orchester, la Mozarteum Orchester, la Leipzig Gewandhausorchester, la Orquesta Sinfónica de Londres y la Orquesta Sinfónica de Chicago.

Sus producciones de ópera incluyen Giulio Cesare de Handel y Norma de Bellini con Cecilia Bartoli, en el Festival de Salzburgo. En 2018 dirigió Orlando en el Theatre an der Wien y regresó a la Opernhaus Zurich para Idomeneo. En la temporada 21/22 es director invitado en la Konzerthaus Orchester Berlin, la Stavanger Symphony, la Anima Eterna Bruges y la Orquesta Sinfónica de la Radio de Baviera. También dirige la ópera Rappresentatione di Anima et di Corpo de Cavalieri para el Theatre an der Wien y una producción del ballet Die Jahreszeiten de Haydn para el Wiener Staatsballett con la Orquesta Filarmónica de Viena. 

Con Il Giardino Armonico, Giovanni ha grabado numerosos CD de obras instrumentales de Vivaldi, J.S. Bach (Conciertos de Brandeburgo), Biber y Locke para Teldec. Con Naïve grabó la ópera Ottone in Villa de Vivaldi y con Il Giardino Armonico para Decca ha grabado Alleluia con Julia Lezhneva y La morte della Ragione, colecciones de música instrumental de los siglos XVI y XVII. Con la Kammerorchester Basel ha grabado las sinfonías completas de Beethoven para Sony Classical y un disco de conciertos para flauta con Emmanuel Pahud titulado Revolution para Warner Classics. En 2013 dirigió una grabación de Norma de Bellini para Decca en colaboración con la orquesta La Scintilla.

Antonini es director artístico del proyecto Haydn 2032, creado para hacer realidad el proyecto de grabar e interpretar, con Il Giardino Armonico y la Kammerorchester Basel, las sinfonías completas de Joseph Haydn, para el 300 aniversario del nacimiento del compositor. Los primeros diez volúmenes se han publicado con el sello Alpha Classics y se prevén dos volúmenes más cada año.

Patricia Kopatchinskaja, violín

“Kopatchinskaja era como una gata jugueteando con una mariposa, siempre lista para saltar sobre una frase pasajera, respondiendo a los primeros violines o haciendo un dúo con un alegre clarinete. Convertir lo conocido en desconocido es su tarjeta de presentación.
Rebecca Franks, The Times, maig de 2019

Kopatchinskaja aporta un sentido teatral inimitable a su música combinando profundidad, brillantez y humor. Su enfoque distintivo siempre transmite el núcleo de la obra, ya sea al interpretar un concierto para violín de Tchaikovsky, Ligeti o Schoenberg o al presentar un proyecto escénico original deconstruyendo a Beethoven, Ustwolskaja o Cage.

De la temporada 2020/21 destaca una residencia con la Orchestre Philharmonique de Radio France, la interpretación de Shostakovich con Mirga Gražinytė-Tyla, el Festival d’Aix-en-Provence, la Bamberg Symphony y la SWR Symphony Orchestra. Kopatchinskaja aportó una creatividad única a estas residencias, al interpretar Pierrot Lunaire y su proyecto Dies Irae, con gran éxito. Otro punto culminante de esa temporada fue su debut en los BBC Proms, al interpretar a Bartók con la Orquesta Sinfónica Escocesa de la BBC e Ilan Volkov, que recibió una reseña de cinco estrellas en The Times (al igual que su recital en el Festival de Edimburgo con Joonas Ahonen). Kopatchinskaja también ha ofrecido recitales en lugares de toda Europa como la Wiener Konzerthaus, el DR Koncerthuset en Copenhague, la Liszt Academy of Music, el Passau Festival, el DeDoelen en Rotterdam y el Gstaad Festival, junto a sus compañeros habituales de concierto Joonas Ahonen, Polina Leschenko y Fazil Say.

En la temporada 2021/22 ha aparecido en orquestas de primer nivel, incluyendo las residencias con la Filarmónica de Berlín y la Orquesta Sinfónica de la Ciudad de Birmingham, una gira con la Orquesta del Festival de Budapest, apariciones con la Sinfónica de Toronto con Gustavo Gimeno, la Orquesta Sinfónica de la Radio Finlandesa, la Camerata de Manchester y su residencia continua como Socia Artística con la Camerata Bern.

Kopatchinskaja continúa mostrando las obras de compositores vivos como Luca Francesconi, Michael Hersch, György Kurtág y Márton Illés, en una selección de sus variados e innovadores proyectos como Bye Bye Beethoven y su grabación en vídeo del surrealista poema dadaísta Ursonate de Kurt Schwitters.

Otros proyectos de Kopatchinskaja exploran la música orquestada a través contextos contemporáneos, como Dies Irae, una reflexión musical sobre la creciente crisis ambiental. Llevó esta producción a Glasgow en noviembre de 2021 con la RSNO, para coincidir con la cumbre COP26.

Los CD publicados durante la temporada 2020/21 son Les plaisirs illuminés con Sol Gabetta y la Camerata Bern (Alpha Classics) – nominado para un premio de la revista Gramophone – y el Concierto para violín de Francisco Coll con la Orquesta Filarmónica de Luxemburgo y Gustavo Gimeno (Pentatone). Kopatchinskaja y Gabetta realizaron una gira por Europa en otoño de 2021 para presentar la publicación de su álbum de dúos (Alpha Classics). El disco del proyecto What’s next Vivaldi? de Kopatchinskaja con Il Giardino Armonico, que presenta nuevas obras de compositores vivos, se publicó en verano de 2020 con Alpha Classics y recibió un premio Opus Klassik en otoño de 2021. En 2018 ganó un premio Grammy en la categoría Mejor Interpretación de Cámara y Conjunto Pequeño por Death and the Maiden con The Saint Paul Chamber Orchestra (Alpha). En 2021, este proyecto se recuperó en forma de filmación escénica con la Camerata Bern y se estrenó en la plataforma digital Virtual Circle de HarrisonParrott.

Kopatchinskaja ocupó el cargo de Socia Artística de The Saint Paul Chamber Orchestra entre 2014 y 2018, y es embajadora humanitaria de Terre des Hommes, la principal agencia suiza de ayuda a la infancia. Recibió el Gran Premio Suizo de Música de la Oficina Federal de Cultura de Suiza en 2017 y ha ocupado cargos como artista en residencia en varios festivales, incluidos el de Lucerna (2017) y Ojai (2018).

Organitza i patrocina

Amb el suport de

Col·laboren

Mitjà de comunicació oficial

Membre de l’Associació espanyola de Festivals de Música Clàssica

Mitja de comunicació col·laborador

Oficina del Festival de Pollença

Convent de Sant Domingo

C/. de Pere J. Cànaves Salas, s/n

[email protected]

T.(+34) 971 899 323

Horari oficina

De dimarts a dissabte de 10.00 a 13.30h

Dijous de 16.30 a 19.00

Per a reservar i comprar entrades el mateix dia del concert, de 20.30 a 22.00h