Presentación

El Festival de Pollença inició su recorrido en el año 1962 por iniciativa del distinguido violinista inglés Philip Newman, y se ha mantenido hasta el día de hoy bajo la dirección artística de grandes figuras: los violinistas Philip Newman y Eugen Prokop, el barítono Joan Pons y el compositor Joan Valent. A partir del 2016 estuvo a su cargo la dirección colegiada de un comité artístico, y a partir del 2020 el Festival se gestiona con la fórmula de un asesor principal en temas de programación y de gestión.

A lo largo de esta trayectoria de sesenta años ininterrumpidos consolidando su prestigio internacional, se ha convertido en una de las citas ineludibles de los meses de verano, tanto para los residentes como para aquellos que nos visitan y desean disfrutar de la Música en todos sus matices y expresiones.

Son casi ochocientos los artistas de primer orden que conforman la historia de este evento, de nacionalidades y estilos tan diversos como la Gran Orquesta de la Radio Soviética, la Orquesta Nacional de Francia, la Pittsburgh Symphony, Lord Yehudi Menuhin, Mtislav Rostropóvich, Lorin Maazel, Mischa Maisky, Ara Malikian, Maria Joao Pires, Monserrat Caballé, Ainhoa Arteta, José Mercé, Ravi Shankar, Goran Bregovic, Roger Hodson, Michael Nyman, Les Musiciens du Louvre, Nelson Freire, la Amsterdam Baroque Orchestr&Choir, la London Philharmonic Orchestra… y así todo un conjunto de nombres de gran relevancia.

El Festival, como organismo vivo, se ha ido desarrollando hasta nuestros días persiguiendo ofrecer al público una imagen de superación constante y adecuándose a los tiempos. Inicialmente con una concepción más “clásica” del repertorio y camerística hasta dar cabida a diferentes manifestaciones artísticas de otros ámbitos de interés, abriendo la puerta a la experimentación y la búsqueda de otras maneras de acercarse a otras músicas.

Todo esto como muestra del objetivo del festival de ampliar sus horizontes sin perder de vista que el amplio abanico ofrecido sea de una extraordinaria calidad y excelencia artística. El Festival lleva, de esta manera, ofreciendo un magnífico oasis cultural desde hace seis décadas, no sólo a los “pollencins” y residentes que decidieron establecer en el municipio su residencia, sino también a los visitantes que deciden apostar por Pollença como destino turístico de calidad.

Tradicionalmente se ha celebrado durante las noches de verano, en el marco incomparable del antiguo patio del convento de Santo Domingo, con una pulcra y exigente programación que pretende acercar la música clásica al público desde sus diferentes vertientes artísticas.

El equipo del Festival

Gestionan el Festival, adscrito a la Alcaldía del Ayuntamiento, los servicios técnicos municipales. A partir del año 2021 el Festival cuenta con la colaboración de Pere Bonet i Bonet,  como principal asesor de gestión y de programación.

Su tarea se caracteriza, como experto técnico, tanto en la perspectiva artística como en las estructuras organizativas y logísticas.

El Claustro

Entre los siglos XVI y XVII los dominicos levantaron este bello edificio cuyo claustro acoge cada año uno de los principales encuentros de música clásica del mundo.

Este edificio fue erigido por los frailes dominicos (1) entre 1558 y 1616 con el objetivo de afianzar su presencia en Pollença, ya que inicialmente se asentaron en el Oratorio del Roser Vell, cuyo origen se remonta al siglo XIV. Los dominicos ocuparon la iglesia y el convento hasta el año 1833, momento en el que el conjunto fue desamortizado (2), y unos años más tarde el Estado la cedió al Ayuntamiento de Pollença. Desde entonces se le han dado numerosos usos, desde hospicio-residencia hasta cuartel de la Guardia Civil, escuela, biblioteca y museo.

La iglesia del convento es de planta basilical (3) y cuenta con diez capillas laterales, cada una de las cuales está decorada con un retablo de la época de su construcción. El más importante de ellos es sin duda el que preside la iglesia, que fue realizado entre 1651 y 1662 por el escultor mallorquín Joan Antoni Oms, y que está dedicado a la Virgen del Rosario, patrona de los dominicos. La imagen que incluye data del siglo XV y procede del Oratorio del Rosario.

Junto a la iglesia se encuentra la joya de este edificio: un claustro de estilo barroco (4) cuya construcción terminó en 1616 y que es muy conocido, no sólo por la belleza de sus cuatro corredores porticados, sino por ser desde 1962 la sede del Festival de Música de Pollença. En este encuentro anual, que se desarrolla durante el verano, se dan cita las mejores orquestas, coros y cantantes de ópera del mundo, que disfrutan no sólo de un bello escenario, sino también de la excelente acústica que ofrece este claustro.

(1) Frailes dominicos. La Orden de Predicadores, conocida también como orden dominicana, es una orden mendicante católica fundada por el religioso burgalés Domingo de Guzmán en 1216 cuyos miembros, los frailes dominicos, abogan por una vida de predicación cercana al pueblo y pacífica que debe estar unida a la austeridad y la pobreza, manteniendo votos de castidad y obediencia. Entre los dominicos más conocidos a lo largo de la historia destacan Tomás de Aquino, Vicente Ferrer o Bartolomé de las Casas.

(2) Desamortización. Los gobiernos liberales españoles desarrollaron a lo largo del siglo XIX un proceso de expropiación, nacionalización y venta a particulares de buena parte de las propiedades que la iglesia católica había acumulado en el país, con el objetivo de reforzar las arcas públicas, que atravesaban serias dificultades debido a las guerras y la pérdida de colonias.

(3) Planta basilical. Tipo de planta arquitectónica que tiene su origen en los edificios públicos romanos consistente en una nave principal y otras naves laterales de menor altura con filas de columnas, lo que permite a los fieles encauzar su visión hacia la cabecera de la iglesia, que suele ser un ábside en el que se encuentra el altar mayor.

(4) Estilo barroco. Término con el que se identifica un movimiento cultural y estilo artístico desarrollado aproximadamente entre el siglo XVII y mediados del XVIII que se caracterizó por la ornamentación excesiva. De hecho, el concepto de barroco fue acuñado por sus críticos utilizando el vocablo francés ‘baroque’, una de cuyas posibles traducciones es ‘extravagante’, en referencia a lo que consideraban un exceso por parte de ciertos artistas.

Organiza y patrocina

Con el apoyo de

Colaboran

Medio de comunicación oficial

Medio de comunicación colaborador

Oficina del Festival de Pollença

Convent de Sant Domingo

C/. de Pere J. Cànaves Salas, s/n

[email protected]

T.(+34) 971 899 323 / 674 935 302

Horario oficina

De martes a sábado de 10.00 a 13.30h

Jueves de 16.30 a 19.00

Para reservar y comprar entradas el mismo día del concierto, de 20.30 a 22.00h